Menu horizontal

Botones sociales desplegables

viernes, 27 de marzo de 2015

Cuento sobre Londres para niños

A unos días para visitar Londres escribí a mi hijo este cuento para despertar su interés hacia el viaje.  El cuento le permitió irse familiarizando con lugares de Londres que descubriría en nuestra visita e ilusionarse cuando los contemplaba, aún recuerdo su grito de alegría cuando desde lejos divisó el Big Ben o cuando al salir del metro vio su primer autobús de dos plantas. Mi hijo tiene 3 años, así que la gramática del cuento es muy simple y tiene muchas repeticiones para que él asimilase bien las ideas.  Los personajes son mezcla de reales (para enseñarle algo de historia) y ficticios de cosas que se que a él le interesan (brujas, animales...). Las fotos que adjunto son todas sacadas de internet, porque antes del viaje no tenía fotos y he querido dejar el cuento tal y como yo se lo escribí; así que si alguien tiene algún problema con ellas que me escriba y las retiraré. Tras regresar del viaje e impreso un fotolibro con el cuento y fotos de nosotros en todos los lugares que visitamos y salen el cuento, a mi hijo le encanta ojearlo y de esta forma recuerda perfectamente todo lo que vio en la ciudad (aquí os dejo el índice de lo que hicimos con nuestros peques en Londres y oeste de Inglaterra).
Os animo a copiar esta idea y contar el cuento a vuestros hijos para que vayan conociendo un poco el mundo. 

"Erase una vez una reina y un rey  que se llamaban Victoria y Alberto. Vivían en una enorme ciudad que se llamaba Londres. 
Su casa era un enorme castillo que se llamaba Buckingham Palace. El castillo estaba rodeado por unos soldados muy raros. Estos soldados tenían una chaqueta roja y un gorro alto alto negro con pelo de oso salvaje de las montañas. Estos soldados eran muy serios y protegían a la reina y su familia todo el día para que no les pasasen nada.
La reina Victoria tenía un hijo que se llamaba príncipe Eduardito, a Eduardito le gustaban mucho los animales y como su madre era muy muy rica, poderosa y tenía territorios y colonias por todo el mundo (lo de las colonias mi hijo no lo pilla, piensa que es colonia de perfume je je je). Decidió construirle a Eduardito un zoo. Como al lado de su casa había un parque muy verde y muy bonito llamado Regent Park, pensó que era el mejor lugar para construir el zoo. De esta forma la reina hizo traer animales de tierras muy muy lejanas, de todas las partes del mundo. 

De la India (que era suya) trajo un tigre de Bengala con unos dientes muy grandes. De Australia trajo un koala, del Polo Norte trajo un oso Polar pequeñín, del Polo Sur trajo dos simáticos pingüinos, de América trajo un búfalo amigo de los indios Apaches, de África trajo un elefante muy simpático y de España un águila con unas alas enormes.



Eduardito se puso súper contento por poder pasear todos los días por Regent Park y ver como jugueteaban todos los animales, ayudaba a darles de comer, a bañarlos y a darles las medicinas cuando estaban malitos.

Pero entonces llegó a la ciudad una bruja muy muy mala que se llamaba la bruja Inglesita. La bruja tenía una nariz verde muy grande y con muchas verrugas y quiso quitarle a Eduardito la llave del zoo para que no pudiese entrar a ver a sus animales. Y así hizo, un día cuando Eduardito estaba en el cole, la bruja Inglesita entró por la ventana de su cuarto y le quitó la llave.

 La bruja Inglesita pensó en el mejor lugar para esconderse y lo hizo en lo alto de la torre más grande de la ciudad, una torre con un reloj precioso llamada el Big Ben, porqué pensó que nadie la vería allí y nadie le quitaría la llave.
  

Eduardito se puso muy triste por no tener la llave para ver a sus animales, pero un soldado de gorro negro de pelo de oso que quería mucho al príncipe le dijo "no te preocupes que la vamos a encontrar". Se subieron en unos autobuses rojos muy altos de dos plantas y desde allí ellos podían ver todo muy bien y así recorrieron la ciudad en busca de la llave robada. Cuando llegaron al río que pasa por la ciudad, el Támesis, se bajaron del autobús y cruzaron el puente del río, el Puente de Londres, un puente muy bonito con cuerdas azules y unas torres muy altas desde donde se podía ver toda la ciudad y a veces se podían ver hasta los cocodrilos del río que pasan por debajo.


Desde allí vieron que había algo que brillaba encima de la Torre del Big Ben y descubrieron que allí, encima del Big Ben, estaba la llave. Desde allí gritaron muy fuerte y llamaron al águila que vivía en el zoo para que les ayudase. El águila abrió sus alas, voló muy alto y con su enorme pico ganchudo hizo zasssss y le quitó a la bruja fea la llave. Al ver lo contento que se había puesto Eduardito al tener de nuevo la llave para poder ir a ver a sus animales, la bruja mala se sintió muy triste por haber sido tan mala, se arrepintió, pidió perdón a Eduardito y desde entonces fue siempre muy muy buena y todos los días ayudaba a Educadito a cuidar de sus animales. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado".

Aquí en este "índice de cuentos" os dejo otros cuentos que le he escrito a mi hijo antes de conocer otros lugares en Italia, Alemania...

6 comentarios :

  1. Hola Mapani.

    Te felicito por el cuento... precioso. Me ha emocionado muchísimo y la historia que sepas que te la "robo" y esta tarde pienso contársela a mis nenes. :-)

    Es curioso lo del Huelva información, yo vivo en Huelva.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Antonio!! Un placer de que un Blogger tan conocido como tú se pase por mi humilde blog. Que lo pases muy bien en Londres!!!

    ResponderEliminar
  3. Ays que imaginación tienes, eres una supermadre!! ya me imagino al peque mayor emocionado, je je. Espero que disfrutéis de Londres y tus niños disfruten al igual que vosotros, ya me contarás. Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias por todos tus consejos Caliope. La verdad es que no esperaba tanto entusiasmo con el cuento, mi hijo está fascinado, todas las mañanas cuando se levanta me pregunta"¿mamá hoy es cuando nos vamos a Londres? Ja ja ja Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Estupendo cuento. La verdad es que es una manera muy original de hacer que se vayan acordando de cosas y las asocien con el viaje ya desde muy peques.

    Los vas a publicar como una coleccion?

    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Enepi! Pues como ya tengo varios escritos los he puesto en mi blog en una página de la cabecera de las desplegables, por ahora nada más. Sí, los peques lo relacionan todo, el otro día me pasó algo gracioso, íbamos por la calle y mi hijo vio una verja de hierro de un colegio y me dice "mamá esta verja es mucho más pequeña que la del Buckingham Palace seguro que se salta más rápido" (eso que de una bruja pudiera volar con su escoba, saltar verjas y entrar en la habitación de un niño lo tenía fascinado ja ja ja) , una señora pasaba al lado en ese momento, lo miró extrañada y me dice "pero que sabe este niño tan chico, no?" ja ja ja Creo que vendrán más cuentos porque a mis hijos les encantan. Muchas gracias por tu comentario!!! Un abrazo!!

      Eliminar