Menu horizontal

Botones sociales desplegables

domingo, 22 de marzo de 2015

Visita guiada al Alcázar de Sevilla para niños

Hoy hemos realizado la visita guiada al Alcázar de Sevilla con nuestros peques. Las visitas las organiza una cooperativa de guías de la ciudad que se llama Sevilla Officialtour, donde todos los domingos, previa reserva, hacen visitas guiadas por el Alcázar o por la Catedral para niños de 3 a 14 años. Nuestros hijos estaban entusiasmados por ir a conocer un castillo.
Nosotros hemos contratado la visita cerrada para nuestro grupo, un grupo de mamás que nos conocimos hace dos años cuando nuestros peques entraron en la guarde y que hemos seguido manteniendo el contacto por dos motivos. El primero el cariño que se tienen nuestros peques que han crecido juntos y segundo porque hemos conectado de una forma muy especial entre nosotras, queremos dar a nuestros hijos una educación parecida y sobre todo cuando quedamos nos reímos mucho mucho mucho. Como nuestros hijos son aun muy pequeños, 3 años, meterlos en un grupo muy heterogéneo en edad no nos convencía porque sus conocimientos y, sobre todo, la forma de mantener su atención, es muy diferente con respecto a los niños de otras edades. Así que conseguimos hacer un grupo cerrado de más de 25 personas entre adultos y peques para todos conocer el lugar y adaptar la visita a los gustos de esta edad.

En la web de la empresa vienen las tarifas bien explicadas. Si eres nacido o resides en Sevilla capital la entrada en el recinto es gratuita. Sino el precio es 9,5 euros para adultos y gratis para niños menores de 16 años. La vista guiada cuesta 6 euros por adulto y 3 por niño. 

Kate nos ha guiado por este castillo de cuento, en una visita adornada por historias de reyes, reinas, caballeros con espadas y armaduras.
Historias de convivencia entre los distintos pueblos que han habitado nuestra ciudad . Como muestra esta verja con inscripciones árabes, la estrella de David judía y un escudo cristiano. Sede de alianzas y matrimonios de importancia histórica como el del Emperador Carlos V con Isabel de Portugal. Y de leyendas y tesoros que llegan desde el nuevo mundo de la mano de Cristobal Colón.
Después pasamos a pasear por los jardines, donde en el laberinto nos esperaba un tesoro escondido.
Y en los estanques, antiguas zonas de almacenamiento de agua para el abastecimiento del Palacio, nos esperaban los peces, muy glotones por cierto y los intentos de pesca por parte de nuestros enanos. Y como colofón esta preciosa frase de Martín, uno de nuestros peques, al ver los hermosos almendros en flor con sus pétalos caídos en el césped "papá, está nevando flores".
Nuestros hijos son muy pequeños, no sé cual será el recuerdo que les quedará en el futuro de esta visita, pero lo importante es que lo han pasado en grande. Como dice el dicho popular "al arbolito, desde chiquitito", si queremos que nuestros hijos conozcan, respeten y se interesen por nuestro patrimonio, este tipo de actividades son muy interesantes.

2 comentarios :

  1. Me parece genial ese tipo de actividades en los monumentos, es la mejor manera de educar y concienciar a los niños de lo importante que es el patrimonio. Yo en el museo cuando hago visitas a los más pequeños les intento transmitir que hay que respetar y cuidar lo que nos han dejado nuestros antepasados y a la vez intento que se lo pasen bien con historias adaptadas a su edad. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Caliope por aquí. A ver si lo conseguimos y logramos que estos peques se interesen por la cultura y el patrimonio; o al menos que lo sepan respetar. Un beso!

      Eliminar