Menu horizontal

Botones sociales desplegables

lunes, 29 de junio de 2015

Un paseo por el Manhattan medieval: San Gimignano

Tras pasar la mañana paseando por Lucca en bicicleta, tomamos rumbo a San Gimignano, un pueblo en plena campiña Toscana que sería nuestro campo base los próximos días. Las carreteras de la zona no son buenas, son secundarias y la gente es bastante imprudente. Pero gracias al bonito paisaje, la hora y media hasta nuestro destino no se nos hizo pesada.


San Gimignano es un pequeña localidad amurallada que conserva su arquitectura y trazado medieval perfectamente. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1990, es uno de los pueblos más visitados de la Toscana y de Italia. Podríamos decir que es un Manhattan medieval, ya que las familias adineradas competían por construir la torre más alta en sus palacios, llegando a existir en el pequeño pueblo 72 torres de distintas alturas. Hoy día quedan en pie 15 torres que dan al pueblo una silueta característica conocida internacionalmente. El gigante del cuento que conté a mi hijo antes de visitar la Toscana para que se familiarizase con la zona, vivía en uno de estos palacios y contemplaba a los pájaros desde su alta torre.


El alojamiento que elegimos en San Gimignano fue un apartamento gestionado por Busini Rossi Carla, como observáis en su web, cuentan con dos tipos diferentes de alojamientos, apartamentos en el centro de la localidad y un hotel en la campiña a escasos kilómetros del pueblo. Nosotros conocimos ambos y puedo decir que estaban muy bien. Busini Rossi Carla es una empresa familiar, que por lo que pude comprobar se han hecho de varios apartamentos en el centro de San Gimignano, nosotros nos alojamos en el apartamento Arco di Goro, muy bien situado, a escasos metros de la plaza principal, la Plaza de la Cisterna. Era un pequeño apartamento situado en una de las puertas de entrada a la muralla, de dos habitaciones, con dos baños, salón y cocina americana. Con unas vistas excelentes de la campiña toscana. El aparcamiento está restringido en la zona centro intramuros, solo puedes aparcar en la calle veinte minutos para carga y descarga. Hay cuatro parking públicos en la localidad, nosotros usamos el parking 3, el más próximo a nuestro alojamiento, costaba 15 euros el día completo. Aquí os dejo alguna foto de nuestra casita (la puerta pequeñita al lado de la escalera de la baranda).



El último día fuimos a pagar el alojamiento al hotel rural que gestiona la familia, se llama Ponte a Napo. Aunque te alojes en los apartamentos del centro, tienes la opción de poder usar la piscina y los servicios del complejo, que está a un par de kilómetros de San Gimignano. Teníamos la intención de ir a pagar e irnos, pero el sitio era tan bonito, las vistas del pueblo desde allí eran espectaculares y los niños estaba encantados jugando en los columpios; así que decidimos quedarnos a desayunar allí el último día. Nos resultó muy curioso como tenían adaptada una antigua torreta de electricidad a oficina.





San Gimignano por su enorme belleza, es un pueblo muy visitado y sus calles están siempre repletas de turistas. Pero al llegar la tarde el ambiente del pueblo cambia radicalmente, los autobuses de los tours se van, el pueblo queda tranquilo y es una delicia pasear por sus preciosas calles mientras cae la noche, parece que en cualquier momento personajes como Romeo y Julieta se van a asomar a un balcón. Así que el alojamiento en el pueblo nos encantó porque nos dio la oportunidad de conocerlo sin las hordas de turistas que normalmente lo llenan todo.

Intramuros parece que estás en la edad media y extramuros, aunque es un pueblo moderno, han sabido edificar bien para que no se estropee el conjunto.


Esta es la Plaza de la Cisterna, su nombre lo da el pozo que está en el centro de la misma. Es una plaza irregular y rodeada de Palacios del siglo XIII y XIV. Una maravilla medieval. En la plaza nos reímos un montón porque nuestros hijos iban sentados en el carrito doble y fueron la sensación de los turistas, todo el mundo les quería hacer fotos, les hablaban, los piropeaban y se sorprendían de lo que se pareciesen tanto sin ser mellizos (se llevan muy poco y se parecen mucho).


La otra Plaza importante es la Plaza del Duomo, donde está La Colegiata del siglo XII y el Palacio del Popolo antiguo Ayuntamiento del siglo XII.



Pero las Torres son sin duda su seña de identidad. Unas de las más conocidas son las Torres Salvucci, también llamadas "Las Torres gemelas", construidas por la familia Salvucci para hacer notar a los demás su poder y supremacía. En la siguiente foto las podréis observar.


O la Torre del Diablo dicen que llamada así porque su propietario al llegar de un viaje y verla finalizada quedó maravillada por su altura y atribuyó su obra al diablo. La Torre es la de la siguiente fotografía y se encuentra en la Plaza de la Cisterna.


Aquí, en el mapa que nosotros usamos, podréis ver la disposición del centro de la localidad. De las dos plazas salen las arterias principales del pueblo. De la Plaza del Duomo sale la Vía San Matteo y de la Plaza de la Cisterna sale la Vía San Giovanni. Donde está señalado en el mapa como "Coop" está el supermercado, importante para los papás por si queréis comprar pañales, potitos...



Nos encantó el trazado del pavimento de algunas zonas.


Si bajáis por la animada Vía San Giovanni llena de tiendas, llegareis a la Porta de San Giovanni, donde había un pequeño teatro de marionetas que hizo las delicias de nuestros hijos.

Arco de la Vía San Giovanni que da a la Plaza de la Cisterna



Aquí vienen nuestras recomendaciones de restaurantes:

Nuestro favorito en el pueblo se encuentra justo al salir por la Porta de San Giovanni, se llama Caffe Giardino, hicimos un desayuno y fue tan maravilloso que repetimos en la cena. Los platos excelentes, la relación calidad precio muy buena y el servicio muy agradable. Es un pequeño local con una ventana con vistas a la campiña que hace idílica la estancia.


Nuestra segunda recomendación es el Restaurante Perucá, se encuentra hacía el otro lado, en las inmediaciones de la Vía San Matteo. Nos lo recomendó el propietario del apartamento y la verdad es que cenamos de maravilla.


Si queréis comer un trozo de pizza "pizza al taglio" o comprar una pizza para llevar (nosotros la comimos en nuestro apartamento), os recomiendo el restaurante Riccapizza , se encuentra en dos localizaciones, en la Vía San Giovanni y en la Vía San Matteo. Es una de las pizzerías mejor valoradas en Tripadvisor en la localidad y la verdad es que lo corroboramos. La pizza estaba muy buena y el precio bastante económico.


Y por último una recomendación para los papás que viajan con peques, hay un parque infantil en la Piazza del Bagolaro con columpios y demás cosillas para los niños; y con unas vistas maravillosas para que los papás disparen la cámara mientras tanto. Nosotros al mirar las fotos de este parque tenemos un recuerdo agridulce ya que en él nos sucedió el gran susto del viaje, mi hijo de tres años se tropezó y se dio en el ojo con el filo de uno de los bancos del parque y se abrió una herida en la cara que nos hizo tener que buscar de urgencia un hospital en la zona. Ya de paso os comento que la Misericordia, que es como se llama al punto de socorro o Centro de Salud, se encuentra en la calle San Matteo y el Hospital de referencia de la zona está en Siena, a 35 minutos de coche. Por suerte todo quedó en un gran susto, tras las exploraciones no hubo daños oculares, lo único que mi hijo conservará para siempre una cicatriz de guerra del parque de San Gimignano y nosotros aprenderíamos que siempre es mejor viajar por Europa con seguro médico (aunque llevábamos la Tarjeta Sanitaria Europea, lo que nos hizo que resolviésemos todo con rapidez es llevar un seguro, al que llamamos y rápidamente nos indicó donde debíamos de acudir). En la entrada "Siena ¿porqué llevar seguro médico también Europa?" os cuento todo lo que nos sucedió.




Esta localidad fue para nosotros el punto de partida para conocer otras zonas como Siena o Volterra, pero esto ya será otra etapa.

Camiones de Gelato y fruta toscanos que compramos a nuestros peques en la Vía San Matteo

Si quieres leer todas las etapas de nuestro viaje "La Toscana en primavera con niños" pincha el enlace. 

5 comentarios :

  1. Precioso!! Tengo pendiente los pueblos de la Toscana, qué maravilla. Preciosas fotos. Vaya susto os llevásteis :(, menos mal que todO fue bien. Un besote :)

    ResponderEliminar
  2. Precioso!! Tengo pendiente los pueblos de la Toscana, qué maravilla. Preciosas fotos. Vaya susto os llevásteis :(, menos mal que todO fue bien. Un besote :)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Caliope!!!! Sí menos mal que al final no fue nada serio. un beso!

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de conocer esta zona desde hace tiempo pero se me resiste!
    Por cierto, qué susto con lo del peque! Menos mal que sólo fue un susto! Y dices que es mejor el seguro que la Tarjeta Europea, por qué? Nosotros cuando viajamos por la Unión Europea no sacamos nunca seguro... Ya me haces dudar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una zona preciosa! En la etapa de Siena explico todo lo del percance, fue un susto, a veces las cosas parecen que no nos van a pasar, pero si pasan mejor llevarlo todo atado para actuar con prontitud. Un saludo!

      Eliminar