Menu horizontal

Botones sociales desplegables

lunes, 2 de noviembre de 2015

Estepa, mucho más que una visita para comprar mantecados

Muchos amigos durante estas fechas me piden consejo porque quieren ir a Estepa a comprar mantecados y quieren saber los mejores lugares para comprarlos, lugares a visitar, restaurantes donde comer... Me piden consejo a mi porque aunque nunca he vivido permanentemente en Estepa, es un lugar en el que he pasado largas temporadas y al que me une una gran relación sentimental y familiar.


Como podréis observar por el título, Estepa es una localidad preciosa, cuya visita no te dejará indiferente. Fue declarada conjunto histórico artístico en 1965, por ello las nuevas construcciones se han visto sometidas desde entonces a rigurosos controles arquitectónicos, esto ha hecho que el pueblo conserve intacta su preciosa silueta de pueblo blanco andaluz de la campiña sevillana.


Los orígenes de Estepa se remontan a la prehistoria, pasando por la Astapa cartaginesa, la Ostippo romana y Istabba musulmana. En el siglo XIII Fernando III el Santo reconquista la localidad a los musulmanes, formando parte ésta de la Banda Morisca, frontera del Reino Nazarí de Granada y entregada a una de las órdenes militares de la época, la orden de Santiago, que se encargaría de la defensa del lugar. En 1492, tras la caída del reino de Granada, ya deja de tener sentido la defensa de estos lugares, por lo que con posterioridad estas tierras pertenecientes a la corona son vendidas para recaudar fondos para las numerosas contiendas militares, en concreto estas tierras se venden a una familia de banqueros genoveses, los Centurioni (castellanizado en Centurión), adquiriendo el título de Marqueses de Estepa. Por ello Estepa a partir del siglo XVI sufre un gran florecimiento artístico y monumental; reflejado hoy día en sus bonitas casas solariegas, multitud de preciosas iglesias y calles y plazas con encanto. Toda esta monumentalidad unida a la peculiar orografía de Estepa, situada sobre el Cerro de San Cristóbal (donde se encuentran los restos de la antigua fortaleza) y con las viviendas situadas en la falda del monte; hacen de Estepa un lugar pintoresco, con callejuelas empinadas (en Estepa llamadas "calligüelas") y aceras con tendencia a los resbalones.



Estepa es uno de los pueblos más prósperos de Andalucía, no solo por la industria del mantecado. En los últimos años se ha creado en la localidad una gran cooperativa de aceite de oliva, marca Oleoestepa, que gana premios por doquier, convirtiéndose en uno de los mejores aceites del territorio nacional.


Pero por lo que se conoce a Estepa internacionalmente es por el mantecado. Meses antes de la Navidad, el pueblo empieza a oler a canela y chocolate e inunda a medio mundo de su dulce más preciado. La elaboración del mantecado comenzó sobre 1850, cuando Micela Ruiz, apodada "La Colchona", utilizó el sobrante de la manteca de las matanzas para elaborar un dulce navideño, pero veía que este dulce se endurecía demasiado durando poco, por lo que decidió resecar la harina calentándola y de esta forma surgieron los mantecados. Su marido era cosario de la ruta Estepa-Córdoba por lo que fue él el encargado de ir vendiendo estos mantecados por distintos puntos y de esta forma estos dulces fueron conocidos en muchos lugares.


Hoy día se puede visitar la fábrica de esta señora en la Calle Santa Ana 28, Mantecados La Colchona, que continúa en su casa familiar, donde tras cinco generaciones, siguen elaborando los mantecados de forma artesanal en horno de leña. Antiguamente todas las fábricas de mantecados del pueblo eran así, pequeñas fábricas improvisadas en una habitación de una casa grande, llegando a existir casi 200 fábricas de este estilo, hoy día ésta es la única que permanece tal cual y sus dulces son de calidad extrema.


En época de campaña de mantecados, de septiembre a Navidad, esta casa está abierta al público y venden mantecados en el despacho que tienen en su interior. Durante la compra, como la fábrica está justo al lado del despacho, podréis observar a las mujeres liar a mano los mantecados y meterlos en el horno.




Esta fábrica se encuentra en el centro del pueblo, ya que estáis aquí, tras vuestra compra podéis andar unos metros hasta llegar al Ayuntamiento en la Calle Mesones ("Los Mesones" como se la conoce), el Ayuntamiento no es especialmente bonito, a mi me encanta contemplar su reloj, al que le tengo un cariño especial, porque de pequeña subía con mis primos siempre que tenía ocasión a observar el enorme mecanismo interno.


Este plano de Estepa lo encontraréis al lado del edificio y os servirá de guía para ubicaros en el pueblo.



Frente a él se encuentra la Plaza del Carmen (por estar justo al lado de la preciosa Iglesia del mismo nombre)  o "El Salón" como se la conoce popularmente en el pueblo, donde un montón de niños seguro que están jugando entre los caminitos que forman el enlozado.

Iglesia del Carmen

El Salón

Como observaréis en la foto anterior, de la plaza, sale una pequeña callejuela empinada con escalones, si subís por ellos llegaréis a la calle Torralba y contemplaréis una preciosa imagen de la Torre de La Victoria con el Cerro de San Cristóbal de fondo. La Torralba, fue una especie de "Juana de Arco estepeña" que se opuso al régimen napoleónico.



Junto a la torre se encuentran la ruinas de la antigua Iglesia de la Victoria, donde hoy día hay un pequeño parque cerrado, que en verano sirve como auditorio al aire libre para escuchar conciertos.


Si seguís ascendiendo por la ladera, llegaréis al llamado Carril de Santa Clara, que os llevará por los restos de la antigua muralla hasta la cima del Cerro de San Cristóbal, conocido como "El Cerro", con unas vistas preciosas de la campiña sevillana durante el ascenso.


En el Cerro con lo primero que os vais a encontrar es con el Convento de Clausura de Santa Clara.



Si encontráis la puerta de la iglesia abierta, entrad, es muy bonita. En el patio del mismo tendréis acceso al torno, donde tras tocar la campanita y pronunciar el "Ave María Purísima" de rigor, una monja os contestará desde el otro lado del torno y podréis comprar unos dulces caseros elaborados por las monjas (magdalenas, tocinillos, crucetas....)  de excepción. A los niños es algo que les resulta muy divertido y sorprendente.




Una vez en el Cerro de San Cristóbal podréis dar un agradable paseo contemplando los restos de la fortaleza medieval, la preciosa Iglesia de Santa María, la Torre del Homenaje...




Hasta llegar al mirador conocido como "El Balcón de Andalucía", porque desde él se puede disfrutar de un amplio paisaje de la campiña.


En e otro extremo del cerro de San Cristóbal se encuentra el Convento Franciscano, alrededor del cual se puede dar un agradable paseo entre árboles.


Por cualquiera de las calles podéis bajar de nuevo al centro, no tiene pérdida, es siempre bajar. Podréis llegar hasta la Iglesia de Los Remedios en pleno barrio churretero.


Sí, habéis leído bien, una curiosidad simpática es que Estepa está "dividida" en dos barrios, o tradicionalmente en dos parroquias. La zona regida por la Parroquia de Los Remedios, cuyo barrio se le conoce como el barrio de "los churreteros" y el barrio regido por la Parroquia de San Sebastián "los mondongueros". Esto es así supuestamente porque hace siglos, los que vivían en el barrio churretero se dedicaban a la cría de cabras (un producto de la leche de cabra es el churro) y los del barrio mondonguero a criar vacas (llamados así por el mondongo de las tripas de las vacas). Cada barrio tiene sus fiestas y tradiciones; y aun hoy queda cierto pique entre ambos.

Desde allí si volvéis a encaminaros a la calle Mesones (en línea recta desde allí), en la Calle Castillejos se encuentra la Iglesia de La Asunción, bajo mi punto de vista, una de las más bonitas de Estepa. Junto a ella el Palacio del Marqués de Cerverales del s XVIII, una de las casas-palacio más bonitas del pueblo. Como veréis en la siguiente foto, la preciosa Sierra de Estepa, acompaña siempre a lo lejos en el paseo.




Casi, a la misma altura, en la calle paralela de más arriba se encuentra la Iglesia de San Sebastián, también Parroquia de Estepa.


Y ya llega la hora de comer, para almorzar en el centro yo os recomiendo dos restaurantes El Bar Kiko y el Bar La Esquina, ambos en la Calle Mesones, junto a el Ayuntamiento. Podréis comer a la carta magníficamente en Estepa, pero este pueblo es uno de los lugares, al igual que por ejemplo Granada, donde aun se puede tapear de forma muy económica, ya que al pedir una bebida con ella se puede elegir una tapa. Podréis pedir tapas exquisitas tradicionales como pollo al limón, callos, flamenquines...A mi especialmente como raciones me gustan Las Tostas y los champiñones a la plancha de Kiko.


Para ir a tomar un café os voy a hacer coger el coche para ir al Manantial de Roya. Se encuentra a un kilómetro y medio tomando la calle Roya. La calle Roya está frente a la Parroquia de Los Remedios, es una de las más castizas del barrio churretero y si la seguís recto llegaréis por un pequeño paseo entre árboles al Manantial.


A mi Roya, como se conoce en el pueblo a esta zona del manantial, es un lugar que me encanta, está bajo la Sierra de Estepa, allí huele a romero, tomillo y a la lavanda que han plantado en los arriates. Como su nombre indica hay un manantial de agua que baja de la sierra y aunque pone que no es potable, viene gente de todos los pueblos de alrededor a llenar agua para consumirla.



Allí hay un precioso hotel rural, en cuyo restaurante podréis comer o tomar un café. Si viajáis con niños es un lugar que les encantará porque hay un parque infantil precioso entre pinos. Junto al parque hay una zona de merenderos, por si queréis traer la comida de casa y hacer allí un picnic.



Por la tarde os podéis dedicar a la compra de mantecados. En la Avenida de Andalucía, o "la carretera", como se la conoce en el pueblo porque antes de construir la Autovía A92 pasaba por aquí la carretera de Sevilla-Málaga, encontraréis los despachos de casi todas las fábricas de mantecados. Las más conocidas son La Estepeña, El Patriarca o San Enrique; que todos conoceréis y en cualquiera de ellas encontraréis mantecados y especialidades de calidad.

A mi cuando me preguntan, qué mantecados como, yo siempre digo lo mismo, de pequeña por relación familiar en mi casa siempre se han comprado los mantecados Dulces Gamito, son una pequeña empresa familiar que ha perdurado ya por tres generaciones y utilizan productos de calidad con la elaboración de siempre.  De mayor que he tenido oportunidad de comprar y porbar otras marcas sigo apostando en mi compra de todos los años por estos productos y no he cambiado porque la relación calidad precio es buenísima. Mis favoritos los mantecados de aceite de oliva y los polvorones de almendra, donde en cada bocado te encuentras con trozos de almendra enormes. Siempre dejo claro que mis post no están nunca patrocinados, esta es mi opinión y la cuento como la siento.


La fábrica Dulces Gamito se encuentra en la Avenida de Úbeda y desde el despacho de venta podréis observa todo el proceso de elaboración de sus productos.




No os podéis ir de Estepa sin ir a ver uno de los atractivos más visitados en estas fechas, la ciudad de chocolate que todos los años elabora La Estepeña. En la parte baja del pueblo, en El Polígono, se encuentra esta fábrica de mantecados, una de las más grandes de Estepa. Y que ha confeccionado un pequeño museo sobre el mantecado. A la entrada de este museo os encontraréis un enorme árbol de navidad y unos osos polares a tamaño natural que bailan canciones navideñas (mis hijos pueden estar horas y horas contemplando a estos animales).


Todos los años elaboran una temática en chocolate, este año 2015 Nueva York, nosotros conocemos la ciudad real y de verdad, que a esta de chocolate, no le falta ningún detalle, es algo muy curioso y divertido de ver. Al salir del recorrido de la ciudad de chocolate pasaréis por la tienda, donde podréis comprar la multitud de deliciosas especialidades de La Estepeña.



 
Si estáis más tiempo por la zona os recomiendo una visita al pueblo vecino, Osuna, aquí os dejo mi itinerario por la "Osuna de Juego de Tronos", en él encontraréis preciosos rincones de Osuna relacionados con la famosa serie, tanto lugares históricos de enorme belleza monumental.

Y hasta aquí mi recorrido histórico, comercial y porqué no decirlo, sentimental, sobre Estepa.

6 comentarios :

  1. Curioso lo del origen de los mantecados en Estepa!!! Pero lo que más me sorprende es que esa empresa siga usando métodos tan artesanales sin recurrir a una máquina. No sabía nada de la ciudad de chocolate, pero no sé yo si me resistiría a visitarla sin pegarle un bocado! jajaja

    ResponderEliminar
  2. M Carmen os encantaría NY de chocolate, vosotros que fuisteis hace poquito con vuestro bebé reconoceríais un montón de sitios curiosos, recrea todo muy bien. Gracias por pasarte por aquí!!

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy dulce y muy completa de Estepa, pueblo que creo que al menos de oídas, conoce toda España. Me han dado muchas ganas de ir, de hecho creo que iremos en breve, ya te diré. Aparte de la industria que lo hace famoso, Estepa brilla con luz propia por su belleza. Estupenda entrada, como siempre, felicidades guapa.
    Un besote!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Caliope!!! Espero pasear pronto contigo por sus calles

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por tu artículo, Nieves! Un solo apunte: los mantecados comenzaron a comercializarse en esas fechas que comentas gracias a esa ventaja competitiva adquirida por resecar la harina. Pero la receta es mucho más antigua. Ya se hacia en el convento de Santa Clara en la Edad Media. La pena es que no se ha investigado mucho al respecto.

    Otro atractivo para los viajeros es que existen hoteles y hostales para pasar una o dos noches cualquier fin de semana y pasar así unos días visitando esta parte de la provincia de Sevilla. Existen rutas guiadas también.

    Para los niños en estas fechas hay otro atractivo en la tienda de La Estepeña; la recreación de la película de Disney, "Frozen". Todo de chocolate también! Para los que le guste este producto, existe también en la localidad el Museo del Chocolate en "La Despensa de Palacio", el cual no tiene nada que envidiar al de Brujas (lo digo porque conozco ambos, no solo por ser estepeño, jejeje).

    Yo os recomiendo pasear por sus calles en estas fechas especialmente, no se podéis imaginar como huele Estepa en estas fechas. Haznos una visita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Geniales apuntes Rafael, vendrán muy bien a todos los viajeros. Veo que yo también tengo que volver a ampliar la visita je je je Así que encantada de volver para seguir con el itinerario. Muchas gracias por pasarte por aquí. Un abrazo!

      Eliminar