Menu horizontal

Botones sociales desplegables

miércoles, 30 de marzo de 2016

Viernes Santo en Alcalá la Real (Jaén)

Este Viernes Santo lo hemos pasado por primera vez en Alcalá la Real, un bonito pueblo con solera de la Sierra Sur de Jaén. Su Semana Santa es de interés turístico nacional con tradiciones anteriores a 1664, donde por primera vez aparece constancia escrita de su existencia, así que posiblemente sea muy anterior a esta fecha. Aunque la temática, como no, es la misma que se representa en toda nuestra geografía, la pasión de Cristo, la Semana Santa alcalaína marca la diferencia, sobre todo el Jueves y Viernes Santo, donde salen a la calle a procesionar varias hermandades juntas, suponiendo una explosión de color, representaciones y tradiciones que trataré de contaros. Martínez Montañés y Pablo de Rojas, dos de los mejores imaginemos de nuestro país, eran de Alcalá la Real, así que seguramente crecieron contemplando estas singulares tradiciones y algo de ello influiría en su obra.


En este post os intentaré narrar mis impresiones personales al contemplar esta maravilla que la tradición nos ha dejado, las cosas que más me han llamado la atención como no entendida en el tema y sobre todo espero que os despierte la curiosidad, porque sin lugar a ninguna duda merece mucho la pena conocer esta tradición. Quiero antes de empezar dar las gracias a mi amigo Francisco José Martos, cofrade y entendido en el tema, que ha resuelto muchas de mis dudas; y al blog "Jaén desde mi Atalaya" por sus detallados post.

La primera hermandad que procesiona el Viernes Santo es la del "Gallardete de Nuestro Padre Jesús", una de las hermandades más antiguas del pueblo. El titular no es una imagen, como apreciaréis en las siguientes fotos, es un estandarte bordado en oro con un lienzo barroco del siglo XVII del Señor portando la cruz mientras tres sayones lo maltratan.



Es muy curioso, porque este estandarte no se encuentra en la iglesia, sino que todo el año está la casa del hermano de la hermandad que le toque por sorteo. Este hermano tiene que tener su casa abierta todo el año a la disposición de cualquier persona que quiera rezarle al lienzo. La mañana del Viernes Santo la procesión empieza temprano en la casa de dicho hermano, por tanto, cada año en un lugar distinto del pueblo, desde allí nazarenos y banda de música lo acompañan hasta la Iglesia de Consolación, donde a media mañana sale en procesión con el resto de hermandades.

Uno de los protagonistas del día en Alcalá es Judas Iscariote, el discípulo que vendió a Jesús, conocido en el pueblo como "Juillas". Ataviado con una máscara o rostrillo y una ropa distinta a la del resto de los Apóstoles (una peluca rubia y un manto rojo que simboliza la sangre que después derramaría Jesús por su culpa). El Juillas se va paseando de arriba abajo por todo el desfile procesional instigando a la algarabía (así se le llama al público), con algo en la mano que yo pensaba que era la hucha para las monedas, pero me han corregido y me han indicado que es una linterna que intenta simbolizar que todo el trato de "venta" de Jesús se realizó por la noche (la bolsa con monedas la consigue en el momento de la procesión donde sucede la traición). Y también lleva un látigo con el que asusta a los niños que le gritan cosas "Juillas malo", o con frases que han pasado de generación en generación como "Juillas, Iscariote, tu papa y tu mama te pegan con un garrote". Va de arriba abajo buscando al jefe de los judíos para hacer el trato (más adelante os cuento).



Los penitentes del "Gallardete" van vestidos de color morado y una cosa que llamó mucho mi atención es que van todos en hilera agarrando con la mano una cuerda, esta cuerda, como veis en la foto, lleva una anilla que indica la posición en la que debe ir cada nazareno y al final de la fila de nazarenos hay una persona con una especie de bobina que sujeta la cuerda. Esto está muy bien, porque a parte de mantener el orden, hace que las personas no puedan cruzar por el medio de la procesión.





La forma de pedir de las hermandades también es curiosa, una persona ataviada con una túnica lleva una especie de caja de madera que mueve o golpea con el puño y hace un ruido peculiar.


Tras los nazarenos hay penitentes que portan cruces y llevan coronas de espinas.


Y nazarenos con unos bonitos estandartes de Vía Crucis.


La siguiente hermandad que procesional es la del "Ecce Homo" y una de las más curiosas por los personajes bíblicos de los que consta. Vestidos de verde y rojo aparecen los judíos. Algunos judíos, sayones (verdugos) llevan almohadones con objetos que simbolizan la pasión (por ejemplo éste lleva una mano que simboliza la bofetada, otros los clavos de Cristo...).
Otros judios van con cascos en la cabeza, son la tropa judía. Los cascos llevan flores de colores que simbolizan la exaltación de la primavera.


También aparecen los romanos con Poncio Pilatos al frente y al lado una mujer que porta una jarra y una jofaina (simboliza el "Lavatorio de manos", esta escena y la de "La Sentencia" se realizan a la salida de la procesión de la iglesia). El niño pequeño que veis es la foto con la lanza es el lazarillo, su figura se sortea entre los niños de la hermandad y tiene un papel fundamental en la escena de La Lanzada.


Aquí llega una de las partes interesantes de todo el espectáculo. Como veis en la foto, el Juillas intentado hacer el trato con el capitán de los judíos, acude varias veces a él y éste al principio le increpa y le hace frente con la lanza por ser tan ruin por querer vender a su maestro. Hasta que tras varias veces de intento de trato, por fin lo consigue, le dan sus monedas y se pasea con ellas delante de la algarabía que lo sigue increpando.


La imagen titular de la hermandad del Ecce Homo tampoco es una imagen, es un cuadro, que va portado por dos judíos y también pernocta todo el año en la casa de un hermano.


Los que van detrás del cuadro con sombreros y esas ropas negras tan peculiares, son los pregoneros. Van pregonando con un soniquete especial distintas etapas de la Pasión de Cristo al son de una especie de trompetas centenarias que portan los judíos que los siguen.


Seguidamente aparece el paso del Señor en la Cruz precedido por sayones que llevan arrestados y atados al ladrón bueno y el ladrón malo que murieron crucificados en la cruz a ambos lados de Cristo. Es curioso porque aparecen representados con capirotes como los reos de la Inquisión (esto denota su antigüedad), de blanco que simboliza pureza el bueno y amarillo símbolo de condenación el malo. El bueno lleva máscara de color claro y el malo de color oscuro. El verdugo de vez en cuanto abre el látigo y golpea el suelo.


Aquí en la foto veis a la tropa judía (capitán, alférez, sargento y cabos) y a al lazarillo girados frente al crucificado (el lazarillo se inclinará varias veces ante la imagen durante la procesión). Y justo al llegar el crucificado al "Llanillo" o Carrera de las Mercedes (calle principal de Alcalá), hay una escenificación de "La Lanzada" o "Paso de Longinos" frente al paso del crucificado. Longinos fue el centurión romano que atravesó con su lanza el pecho de Cristo en la cruz, según la leyenda medieval era ciego, por eso el lazarillo (el niño del que antes os hablaba) le guía ante Jesús. El lazarillo está toda la procesión junto a la tropa judía, pero en el momento de la escenificación de La Lanzada, se separa de ellos y acompaña a Longinos, le dice al oído los pasos que tiene que dar para quedar frente a Jesús.


Me gustó ver durante la procesión a muchos niños que participaban de ella, nazarenos, lazarillos, sayones, judíos, niñas de mantilla. Porque creo que así es como se hacen perdurar las tradiciones.


La siguiente hermandad que procesiona es la del "Dulce Nombre", la primera imagen es el paso de Jesús Nazareno.


Con un Cirineo muy peculiar como podréis observar en la foto, con un atuendo muy elaborado, máscara, sombrero y que ayuda a Jesús con la cruz simbolizado sujetando una cinta morada a la misma. El paso sale de la iglesia sin Cirineo, pero al inicio de la procesión se representa el "paso de Simón de Cirene", donde se toma a alguien que aparentemente está en el público y le obligan a ayudar a llevar la cruz de Jesús mediante esta cinta.


Tras el nazareno están Los Apóstoles, que procesionan cada uno de ellos con un objeto relacionado con su martirio o con algún aspecto de su vida.


Los Apóstoles acompañan al Nazareno, pero es una hermandad por sí sola, "Hermanadad de los Apóstoles y Discípulos de Jesús". El Jueves Santo por la noche procesionan también y lo hacen portando la mesa de La Última Cena. La siguiente foto es del Jueves Santo, otra procesión que merece la pena conocer por la parte alta del pueblo con La Fortaleza de La Mota de fondo.


El Jueves Santo Judas Iscariote acompaña en la fila al resto de Apóstoles aunque como os he dicho, ataviado con ropajes distintos para diferenciarlo. El Viernes Santo, Judas no va con ellos y se pasea de arriba abajo por la procesión, cuando consigue las monedas pasa al lado del resto de los Apóstoles y éstos le dan de lado y miran hacia otro lado. Al final de la procesión, Judas se arrepiente e intenta hablar con el capitán de los judíos pero ya es tarde y cuando ya las imágenes se van a encerrar en la iglesia, Judas arrepentido tira las monedas al suelo y desaparece de la escena.

Los últimos pasos de la procesión son La Verónica, San Juan Evangelista y la Virgen del Rosario. También en el "El Lanillo" el paso de Jesús da la vuelta y mira hacia el paso de la Virgen mientras la banda de música se arrodilla y toca ante él.




Y así termina mi relato. Muchas veces queremos viajar a los confines más lejanos del planeta para conocer formas de entender una misma realidad diferentes y no conocemos eventos de nuestra cultura o nuestras tradiciones que seguro resultarían muy curiosas e interesantes para cualquier foráneo. No seré yo la que no anime al viaje exótico, pero lo cierto y verdad es que a veces los viajeros tenemos que hacer un ejercicio de reflexión y no creer que lo más interesante es aquello que está más lejano. Os animo  conocer Alcalá La Real y sus tradiciones.

7 comentarios :

  1. Teniéndolo tan cerca no conocía la peculiar Semana Santa de la que gozan. Seguro que la conoceré, me ha encantado. Gracias por mantener vivas nuestras costumbres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario Myriam. De verdad que merece la pena!!

      Eliminar
  2. "con una especie de hucha para las monedas que recibirá por la venta de Jesús"

    No es una hucha, es una linterna, se aprecia perfectamente como dentro va una vela. Toda la escena se supone, debió ser por la noche, por ello llevar una linterna.

    http://nazarenodelarrabal.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu corrección nazareno, ya está corregido ;-) Muy interesante y acertada la linterna con simbología. Un saludo!

      Eliminar
  3. No conocía nada de esta peculiar semana santa, es interesante ver lo diferente que puede ser una misma celebración en un espacio tan reducido como es Andalucía (ya ni cuento las variedades a nivel del país completo o de América Latina, Filipinas, etc,). Un saludito!

    ResponderEliminar
  4. Es verdad que es muy interesante. De esta forma se hace también muy amena y entretenida para quien lo ve.

    ResponderEliminar
  5. Es verdad que es muy interesante. De esta forma se hace también muy amena y entretenida para quien lo ve.

    ResponderEliminar