Menu horizontal

Botones sociales desplegables

lunes, 18 de julio de 2016

Botiquín de medicamentos para viajar con niños

Los días previos al viaje hay que preparar el equipaje, yo ya tengo muy sistematizado el proceso, así que tener anotadas muchas de las cosas que debo meter en las maletas, me minimiza  la posibilidad de que se me olvide algo. El botiquín, elemental para hacer frente a una primera intervención de urgencias o a los primeros indicios de enfermedad, es una de las cosas más importantes que preparo con antelación. Aquí os dejo una guía para repasar antes de partir y ver que no se olvide nada. No es cuestión de "llevar una farmacia", pero a las mamás el tener a mano unas determinadas cosillas, nos da mucha tranquilidad ante un viaje.

Desde que viajo con niños, divido el botiquín en dos apartados, una parte de los productos los llevo siempre encima en la mochila para una urgencia inmediata y otros los dejo en el alojamiento junto con el resto de equipaje; pero así voy con la tranquiladad de que dispongo de ellos sin necesidad de tener que buscar una farmacia corriendo.

Botiquín que siempre llevo encima:


En esta pequeña bolsa transparente (ideal para poder pasar como bolsa de líquidos de equipaje de mano en avión) llevo los productos para una pequeña cura de urgencias, para una caída, demasiado sol o para "emergencias del tipo me hice pipí encima". Repito, esto siempre va en la mochila conmigo.

-Elementos para la cura de una herida:
+Para limpiar una herida: Suero fisiológico en monodosis y gasas estériles empaquetadas.


+Antiséptico para desinfectar una herida. Uso Cristalmina, que a los peques les escuece menos.

+Un paquete de puntos de aproximación (esto no es vital, pero en un viaje a Siena mi hijo sufrió una herida en la cara y me los dio el equipo médico, así que siempre los llevo por si acaso).

+Tiritas. Llevo de dos tipos, las típicas tiritas de muñequitos que les encantan a los niños y que más que para curar sirven para calmarlos un poco ante el sofoco de una caida (un beso de mamá y una tirita son calmantes seguros ante un sofoquín por un tropiezo). Y tiritas más específicas de las que proporcionan la humedad adecuada a la herida para cicatrizar. Éstas sobre todos las uso para rozaduras del calzado, durante los viajes se anda mucho y hay que prevenir heridas en los pies.


-Golpes
-Una barra de arnica para los coscorrones, que los niños se dan mil.


Evitar quemaduras solares:
-Una barra de protección solar infantil +50. En barra es más cómodo de llevar, es algo pequeño, no tiene restricciones como equipaje de mano (no es un líquido), fácil y limpio de usar. Ya las hay de muchas marcas, yo uso la misma marca que la de la barra de arnica porque me gusta su consistencia opaca (protección física y química). La llevo para repetir aplicaciones de protección solar o por si en algún lugar donde no preveo que vaya a hacer sol, me pueda encontrar con una posible insolación sin esperarla.


Picaduras y rojeces
-Crema con corticoide. Hace muchos años, me picó una avispa en Cuba y me alivió mucho llevar esta crema encima y aplicarla al momento.


Para emergencia de pipí o diarreas inesperadas
-Llevar un paquete pequeñito de toallitas, unos calzoncillos y/o un pañal de repuesto. Siempre llevo un paquete grande de toallitas y repuestos para emergencias de pipí, pero no está de más llevar un comodín de estas cosas dentro del botiquín ante diarreas inesperadas... 


Botiquín de medicamentos

Son medicamentos para niños y adultos que llevo en mi maleta.


-Un termómetro.
-Los analgésicos y antipiréticos infantiles que normalmene uses (ibuprofeno y paracetamol) con sus jeringas dosificadoras. Me gusta usar ibuprofenos que no contengan parabenos, tanto el Junifen 40mg/ml o el Apirofeno 40mg/ml (de la misma casa comercial que el paracetamol Apiretal) no los contienen. Al estar dispensados a esta concentración (40mg/ml), no a la mitad como por ejemplo el Dalsy (20mg/ml), necesitan la mitad de dosis y son ideales para los niños que se toman mal los medicamentos, porque hay que darles menos cantidad. Ambos tienen presentaciones de menos de 100 ml para poderlos pasar en el aeropuerto como líquidos en el equipaje de mano sin problemas, el Junifen 40 mg/ml tiene una presentación de 100 ml (aunque difícil de conseguir, normalmente en farmacias está la de 150 ml) y el Apirofeno tiene una presentación de 50 ml.




-Suero nasal en monodosis, sacamocos para bebés y descongestionante nasal.


-Microenemas de glicerina. Durante los viajes al cambiar de hábitos puede aparecer estreñimiento en niños y adultos. No es muy recomendable llevar supositorios de glicerina porque se derriten con el calor, así que mejor llevar enemas de glicerina líquida (tipo Micralax en adultos o Paidolax en niños).


-Medicación que tu hijo use o sea propenso a necesitar. Yo en mi caso llevo siempre un antibiótico. Este punto es un poco conflictivo, no quiero fomentar la automedicación, pero si tu hijo sufre de alguna enfermedad con asiduidad (otitis, bronquitis de repetición...) y sabes qué tratamiento es el que suele curarle, mejor que lo lleves. No es cuestión de dar a tu hijo medicación sin que antes lo vea un médico para valorarlo (en todos los países hay buenos profesionales), pero a mi si el facultativo me da luz verde para darle un determinado medicamento que sé que lo mejora, me quedo más tranquila si lo llevo.

-Para nosotros los papás llevo varios blíster de medicamentos junto con sus prospectos enrollados con una gomilla para que no me acusen mucho espacio (sin cajas ni envoltorios). Llevo paracetamol, ibuprofeno, nolotil, aspirinas, un antiácido (tipo Almax) por posibles indigestiones ante los cambios de dieta y un antibiótico (amoxicilina). En viajes a países propensos a la diarrea del viajero también un atidiarréico tipo Fortasec y un regenerador de la flora intestinal (tipo Ultralevura).


-Os recomiendo alguna pastilla para el mareo, tipo Biodramina, si sois propensos a marearos en algunos medios de transporte o si hacéis un tour en barco pequeño con mar picada (a mi eso me marea muchísimo).


-Dependiendo del lugar a visitar hay que llevar protección antimosquitos transmisores de enfermedades como el denge, malaria... En este artículo de nuestro blog amigo Mochileros2.0 tenéis detallada información de este tipo de protección.


Así queda toda la medicación ya empaquetada para guardar en el equipaje, de esta forma no ocupa mucho espacio. Nosotros si viajamos en avión, llevamos los medicamentos con nosotros en el equipaje de mano, no nos arriesgamos a que nos pierdan las maletas y quedarnos sin medicinas en destino. Todas las presentaciones de medicamentos que os he sugerido tienen menos de 100 ml y pasan sin problema el control de seguridad de los aeropuertos. Si tenéis que usar un medicamento con más de 100 ml, si lleváis por escrito un informe médico donde especifique todo, no tendréis ningún problema en el control.

Antes de realizar un viaje al extranjero es importante echarle un vistazo a la página de Sanidad Exterior o pedir cita en una de sus delegaciones, para que te asesores de las recomendaciones médicas o vacunas a tener en cuenta antes de viajar a tu destino elegido.

Por otro lado, yo considero fundamental el llevar un seguro médico cuando se viaja con niños, incluso por  Europa . Los españoles con la Tarjeta Sanitaria Europea, tenemos atención gratuita pública en casi todos los países de nuestro continente, pero ¿donde te diriges cuando tienes una urgencia? a veces si estás en un lugar rural o alejado se complica el saber donde acudir, por ello el llevar un seguro al que llamar y que te aclaren todas las dudas, es mucho más tranquilizador cuando se viaja con niños. Si en España tienes un seguro médico privado tipo Adeslas, Sanitas... consúltalo, porque casi todos tienen cobertura en el extranjero y no hace falta contratar otro seguro de viaje adicional, con éste te bastará.

Recomendaciones para evitar el dolor oído durante el vuelo en tu hijo o bebé:

La succión es fundamental para minimizar los efectos de los cambios de presión en el oído y el dolor que ellos pueden ocasionar.

-Si vuelas con un bebé para asegurarte la succión durante el aterrizaje y despegue (momentos más críticos para el dolor de oído) ponerlo al pecho, darle un biberón u ofrecerles el chupete y animarlos a que lo chupen, minimizan las molestias. Nuestro hijo con 9 meses sufrió uno de estos episodios de dolor (por nuestro descuido de no dar nada a succionar) y no os podéis imaginar la impotencia que se siente ante el llanto desconsolado por el dolor de oídos de tu bebé.


-Si vuelas con niños pequeños, chupar un caramelo o un chicle (como suelen hacer los adultos en estos casos) puede ser peligroso para ellos por el riesgo de atragantamiento que supone, así que para que succionen durante estos momentos de aterrizaje o despegue, lo ideal que es que beban con cañita. Está muy bien llevar zumitos pequeños de cañita, pero hoy día con las restricciones de líquidos de equipaje de mano, solo se pueden llevar envases de menos de 100 ml, esto se complica un poco. La verdad es que en este sentido en el control de seguridad de los aeropuertos, son muy permisivos en cuanto a los líquidos que pueden llevar los niños, yo siempre he llevado zumitos y solo una vez me pusieron impedimentos para pasarlos, pero me explicaron cuales son los permitidos, os cuento. El guardia del control me dijo, que solo está permitido pasar estos batidos o zumos por el control de seguridad del aeropuerto, si en el etiquetado pone que son "de crecimiento" para el niño. Desde que sé esto, llevo una botella de agua por niño (permitido), un termo de agua para el biberón (permitido), un zumo de cañita de manzana (a mis hijos no le gustan mucho este tipo de líquidos y éstos son los que mejor toleran, si no me dejan pasarlos los tiro en el control o mis peques los bebés en ese momento) y un batido de los que especifica que son "de crecimiento" (a mis hijos les gustan menos, pero me aseguro el llevar algo para que succionen).


Espero que todos estos consejos os sirvan de ayuda para viajar un poco más seguros. ¡Buen viaje!


14 comentarios :

  1. Muy buen post! No sabía que había ibuprofeno de 100 ml.
    Con los líquidos de la niña nunca me han puesto problemas pero no ponía nada de crecimiento... solo una vez me tiraron en Londres el bote de ibuprofeno de 200 ml. Estaba sin abrir y siempre me habían dejado pasarlo como equipaje de mano en muchos aeropuertos, incluso en Estados Unidos.

    ResponderEliminar
  2. Con los niños suelen ser muy permisivos,yo nunca había tenido problemas con nada, hasta que te toca el que va con la ley en la mano. Cuando fuimos a Canarias en grupo con más amigos con niños, no nos dejaron pasar absolutamente nada con más de 100 ml (una botellita de agua, los potitos y el termo para el bibi, lo único permitido ), a mis amigos les tiraron todo, incluso zumos. A mi me los dejaron porque mi hijo llevaba una otitis y teníamos un informe médico con las recomendaciones en el avión (succionar). Pero el guardia fue hasta a pedir permiso a su jefe para pasarme los zumos y fue cuando me dijo que lo único permitido eran los batidos de crecimiento (pero que lo debía poner especificado el embase).Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo no tengo peques pero si algún día llegan vuelvo por aquí fijo para tomar notas. Vaya post mas completo y super práctico! Seguro que a mucha gente le ayuda un montón a organizarse. Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo peques pero si algún día llegan vuelvo por aquí fijo para tomar notas. Vaya post mas completo y super práctico! Seguro que a mucha gente le ayuda un montón a organizarse. Un besote!

    ResponderEliminar
  5. Je je muchas gracias Laura!!! Un abrazo! Vaya viajar más chulo a Islandia estáis organizando vosotros, os sigo de cerca ;-)

    ResponderEliminar
  6. Pues llevamos casi lo mismo menos apiretal y cosas que son exclusivas de niños, eso sí, mi biodramina que llevo por si me monto en barcos, ferrys o similares tiene cafeina, jeje. Cuando voy a Asia también llevo antibiótico, antidiarreico y urbasón. También llevo jeringuillas desechables, me lo recomendó una amiga farmaceútica casi octogenaria muy viajera porque ella se había visto en situaciones en los que en el sitio en el que estaba, en los hospitales usaban jeringuillas de cristal, así que desde que me lo dijo las llevo por si me tienen que pinchar y no tienen, saco las mías. Me apunto la barra de árnica y la solar. Una entrada muy completa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias Calipe!! Lo de añadir jeringas y agujas cuando se viaja a un país en vías de desarrollo me ha parecido genial. Muchas gracias por el consejo!!

    ResponderEliminar
  8. Genial la entrada. Me apunto junifen y barra solar.bsss. Helena

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tu comentario Helena! Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. mapani, genial entrada!! me apunto todos tus consejos, que ahora que viajo con dos peques, hay que ser más precavido todavía.
    Inma

    ResponderEliminar
  11. Gracias Inma!!! Felicidades por ese segundo peque. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Genial la entrada !!! muy útil, he viajado mucho, pero ahora tengo dos peques y me parece muy practica la información. Tengo una pregunta, y es que ocurre si el peque tiene que tomar un medicamente que tiene que estar refrigerado (ranitidina) y hay que volar en avión? Alguien tiene información ?

    ResponderEliminar
  13. Hola! Yo hace unos meses volé con un antibiótico que también tenía que estar refrigerado. El vuelo no era muy largo, dos horas, lo puse en una nevera pequeña con placas de hielo congeladas y llevé un informe médico. No me pusieron ninguna pega en el control de seguridad al llevar el informe médico y el huelo de las placas llegó congelado aun a destino. Espero que te sirva la información

    ResponderEliminar