Menu horizontal

Botones sociales desplegables

miércoles, 26 de abril de 2017

Comidas típicas de Rumanía (Transilvania)

Hemos vuelto de nuestro viaje por Rumanía encantados con la gastronomía rumana. Algunos amigos del país nos habían aconsejado con antelación sobre los platos que no podíamos dejar de probar. En esta pequeña guía os iré indicando los distintos platos típicos de la zona junto con los restaurantes donde los hemos degustado, todos, locales muy recomendables.


Almuerzos y cenas:

Sinaia
Nuestra primera cena en el país fue en el Restuarnate Snow, en el bonito pueblo de Sinaia, rodeados de los altos picos de Los Cápatos.


Había leído muy buenas opiniones sobre este lugar, con las que coincidimos plenamente. La calidad es excelente, el servicio es muy atento y los precios, para el bolsillo español, resultan muy económicos (cenamos siete  adultos y dos niños con entrantes, platos principales, bebidas y postres, por 305 lei  -67 euros-). La decoración es la típica transilvana, con las influencias sajonas que caracterizan a toda la región.

Ensalada de col. En los países del este la col es una de las verduras principales de la dieta, así que no os perdáis las ensaladas de este vegetal. En este restaurante estaba muy buena.


Uno de los platos más típicos de la zona son los sarmales, son unos rollos de carne picada con verduras y arroz, envueltos en hojas de col. Iban acompañados de polenta, una guarnición muy típica también del lugar, es como una especie de pastel elaborado con harina hervida.


Otro de los platos típicos son los mici. Una especie de salchichas (más pequeñas y más anchas) que sirven acompañadas de una salsa de mostaza típica y muy rica.


Pedimos también carne de cerdo a la brasa que estaba deliciosa y para los peques pedimos filetes de pollo estilo "Chicken Schnitzel", que estaba muy tierno y encantó a mis hijos.

De postre nos decidimos por pedir el más típico, los papanaci, es una especie de boñuelo que sirven caliente, con una salsa de yogurt y mermelada. Nos encantaron, los pedimos en todos los restaurantes que visitamos, pero coincidimos todos los del grupo en que los de este restaurante fueron los mejores.



Rasnov
Tras la visita al Castillo de Drácula en Bran, a unos 10 km de vuelta a Brasov, paramos en el pequeño pueblo de Rasnov para visitar su impresionante fortaleza y el Dino Parc (un bosque de dinosaurios con grandes reproducciones de los mismos que llevaba anotado para visitar con los peques y que a mis hijos les encantó). Antes de visitar el Parque, en la carretera principal que atraviesa el pueblo, paramos a comer en el Resturante Rosenau. En Trypadvisor tiene una puntuación normal, pero nosotros pedimos las especialidades de la casa, que nos parecieron espectaculares y de precio fantástico (316 lei una comida para nueve personas, con sopa, plato principal, bebidas y postres). El lugar está decorado con cosas típicas de la zona y el ambiente era tranquilo y agradable. Este lugar nos lo recomendó una señora del pueblo a la que preguntamos, nuestra primera opción era el restaurante La Promenada, porque tenía un parque exterior y un parque de bolas interior para los peques, pero al llegar nos dijeron que ese día estaban cerrados.


Nos habían hablado maravillas de las ciorbas rumanas, son sopas, a cual más deliciosa. Las hay de habichuelas blancas, de verduras, de pollo.
En el restaurante Rosenau, pedimos la sopa que me habían recomendado mis amigos rumanos, la ciorba de burta, es una sopa de tripas, lo que España llamamos callos. Mis amigos me habían dicho que me atreviese, que estaba riquísima, en este restaurante era la especialidad de la casa, así que me animé a pedirla y estaba deliciosa.


También nos habían recomendado que pidiésemos la ciorba de perisoare, una sopa con albóndigas y con un sabor a cilantro muy rica.



También nos habían recomendado los guisos de carne transilvanos, en este restaurante también era la especialidad, así que nos decidimos por ellos. La carne estaba muy blandita y la salsa, con champiñones y vino, estaba muy rica. El guiso se llamaba muschiulet de porc forestier.


Para los peques pedimos tortilla de jamón y queso. No es un plato típico, pero a los peques les encantó.

De postre volvimos a pedir los papanasi, que en este restaurante eran enormes y con más yogurt.


Y también pedimos crepes, también presentes en las cartas de postres de todos los restaurantes rumanos que visitamos. Los crepes de helado de melón estaban muy buenos, también pedimos de chocolate y mermelada.


Brasov
El restaurante por excelencia que todo el mundo frecuenta al visitar la ciudad es el Restaurante Sergiana. Estaba en el centro de la ciudad, al lado de nuestro alojamiento. Visitado por turistas pero también por locales, en un enclave muy bonito, una especie de bodega subterránea muy curiosa. De precio también asequible al bolsillo español (390 lei una comida para nueve personas). Todos puntos a favor para también acudir a probar sus viandas.


Excepto la anterior y la de los postres, las demás fotografías de los platos no son mías en este restaurante, porque tuve que atender algunas llamadas telefónicas y no tuve ocasión de hacerlas, pero en Tripadvisor he encontrado fotografías de los platos que pedimos y os las pongo para que os hagáis una idea más clara de los mismos. Como ya habíamos probado algunos platos típicos, aquí nos dejamos aconsejar por la camarera y por los comentarios que yo había leído previamente sobre los platos.

Al acomodaros en la mesa, ponen, como hospitalidad de la casa, unos platos de una especie de torreznos, están deliciosos porque no están duros, se deshacen en la boca.


Pedimos sopa transilvana, una especie de sopa agria blanca con ternera, verduras y fideos. Muy buena.


Nos faltaba probar platos de carne a la brasa en Rumanía, que nos habían dicho que no debíamos dejar de pedir. Pedimos las costillas a la brasa, que había leído en las críticas que estaban muy buenas en este restaurante.


La camarera nos recomendó un plato, catalogado en la carta como "Specials of the Cellar" (especialidad de la bodega) con distintos tipos de carnes (salchichas, costillas y chuletas de cerdo), acompañados con polenta y ensalada de col. Pedimos varios de estos platos para compartir. También he encontrado la foto en internet.


Le comentamos a la camarera que ya habíamos probado los sarmale. Yo había leído que había típicos otro tipo de rollitos, rollos de carne parecidos a los flamenquines españoles, rebozados, no envueltos en hojas de col como los sarmale. La camarera hablaba un poco de español y me entendió perfectamente. Y aquí están, se me pasó anotar el nombre rumano, pero os pongo la foto por si los queréis pedir.


Para los peques pedimos pescado rebozado con patatas fritas, también estaba muy rico.

En los postres hubo variedad, unos pidieron de nuevo Papanasi.


Otros crepes de chocolate, otros tarta de queso y manzana (las tartas estaban muy secas, no os las recomiendo) y yo había leído que el tiramisú estaba muy bueno en este restaurante y fue lo que pedí. No se equivocaban, estaba esponjoso y delicioso.



Bebidas:

Los vinos rumanos dicen que están muy buenos. Nosotros somos más cerveceros y pedimos la cerveza transilavana Ursus, la hay tanto rubia como negra, está muy suave, nos gustó.



Otra cosa típica que se suele pedir es la limonada, la hacen de forma casera, muy recomendable.



Desayunos y meriendas:

Sinaia
Desayunamos en una pequeña cafetería-pastelería con una terraza junto al parque cercano al Casino, llamada Mandinas, en la calle Octavian Goga 1, al lado de nuestro alojamiento. Económico, rápido y correcto.


No nos gusta desayunar dulce, así que pedimos dulces típicos no salados como el Trigon, una especie de triángulos de masa filo relleno de queso (también los hay rellenos de chocolate o mermelada) y las placintas (unas saladas rellenas de espinacas y otras dulces rellenas de calabaza).


Brasov
En el centro de Brasov hay una especie de locales que nos llamaron la atención, venden dulces típicos, bretzels (debido al pasado sajón de la zona que expliqué en mi anterior artículo), panes de muchos tipos y trozos de pizza. No puedes entrar al local, dentro elaboran los pasteles y tú los compras a través de una pequeña ventana de cristal desde la calle. ¡Curioso!


En el centro, en la Calle Murisenilor, donde nosotros nos alojábamos, había varios de estos locales y solíamos comprar alguna cosilla para la merienda. Como observareis en la foto, los precios son muy económicos.


Como nos gusta desayunar salado, el dueño del apartamento donde nos alojamos, nos recomendó para desayunar un local en la misma plaza central, Piata Sfatului. Se llama Coffe Back German Backery, tiene una bonita terraza en la plaza, con mantas en las mesas por si las quieres usar. Puedes comer cruasanes, dulces, bocadillos, pizzas y todo, tanto la comida, como el café, está muy bueno. Pero el servicio es pésimo, tanto el camarero de fuera como los del interior eran desagradables y malhumorados, la verdad que han sido las únicas personas que nos hemos encontrado desagradables en el viaje. Pero os indico la reseña porque es el único lugar que encontramos en el centro de Brasov para desayunar de esta manera, el segundo día no quisimos volver por lo desagradable del personal y buscamos por varios locales de la animada Calle Republicii, donde solo encontramos cafeterías con dulces o con desayunos tipo inglés (tortillas, huevos revueltos, salchichas..), así que volvimos a este lugar.



El capuchino estaba muy bueno y los sándwiches, bocadillos y paninni también.


Quesos:
No te puedes ir de Rumanía sin probar sus quesos, hay mucha variedad y todos están muy buenos. Hay uno muy curioso y muy típico que está envuelto en corteza de árbol, lo podéis observar en la foto (unas porciones están envueltas en corteza solo alrededor y otras completamente). Nosotros compramos varios tipos de quesos en la zona de puestecillos que hay a la entrada del Castillo de Drácula en Bran.


Estas han sido nuestra reseñas de comida rumana, de la que hemos disfrutado muchísimo durante nuestros días de ruta, espero que os sirva el artículo para decidir qué poder pedir.



7 comentarios :

  1. Todo con buenísima pinta, todo anotado para cuando vaya por allí (menos los quesos). Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je a los que no les os van los quesos no los probais en ningún por ricos que estén. Lo demás seguro que te gusta!!

      Eliminar
  2. Ayy que hambre de ver todo taaan rico!! Sin duda super util y completa la informacion que das!

    ResponderEliminar
  3. Gracias Helena!! Disfrutamos mucho de la comida rumana esos días.

    ResponderEliminar
  4. Este artículo me lo imprimo directamente!! Que pintaza tienen los platos rumanos! Y que postres!!!

    ResponderEliminar
  5. No puedo decir que hubiese nada que no me gustase,eso sí, yo soy de buen comer ja ja ja He disfrutado mucho de la comida de Rumanía.

    ResponderEliminar
  6. No puedo decir que hubiese nada que no me gustase,eso sí, yo soy de buen comer ja ja ja He disfrutado mucho de la comida de Rumanía.

    ResponderEliminar