Menu horizontal

Botones sociales desplegables

martes, 12 de junio de 2018

Qué ver en Tetuán, una ciudad con aire andalusí

Queríamos pasar un fin de semana en Marruecos con los niños, en un lugar cercano a la península y con fácil acceso, por ello elegimos Tetuán. Tengo que decir que nos habíamos equivocado al juzgar de antemano la ciudad, ya habíamos estado en Tánger, esperábamos algo parecido y no son comparables. Nos encontramos con una Tetuán mucho más bonita, más exótica y más auténtica de lo que habíamos imaginado. Hemos regresado encantados, aquí nuestro itinerario para conocerla en uno o dos días.


¿Cómo llegar a Tetuán?

Ya hemos escrito un post donde contamos cómo planificamos todo el viaje (parking, barco, traslados, hoteles, comidas....), así que lee nuestro post "Visitar Tetuán: Organización y presupuesto", para informarte del fácil acceso que tiene la ciudad desde la península.

Dividida por el río Martil, esta ciudad tan cercana a la playa, sorprende por su precioso enclave entre montañas.

Puente del río Martil y barriadas de las afueras de la ciudad
¿Dónde alojarse?

Por supuesto te recomendamos que lo hagas en un riad, un típico hotel pequeño con encanto en una casa tradicional marroquí. Nosotros elegimos el Hotel Blanco Riad. Antigua casa del Bachá de la ciudad, reconvertida ahora a hotel de gestión española, con una ubicación excelente junto al Ensanche Español, en el interior de la medina (pero justo al acceder a la misma, lo que evita las pérdidas por las callejuelas). Puedes leer con más detalle nuestra estancia en nuestro anterior post aquí.



¿Qué es eso del Protectorado y cómo marcó a Tetuán?: Visitar el Ensanche Español

Sabíamos que Tetuán había sido la capital del Protectorado Español en Marruecos en los años cincuenta, pero poco más. Conocíamos amigos y conocidos que habían nacido en este "Marruecos español", pero no sabíamos muy bien de qué fue la historia ¿Qué es un Protectorado?

Pues resumiendo un poco, en el siglo pasado, cuando existían aun muchas colonias en África de distintos países europeos, España y Francia firmaron un acuerdo con la figura jurídica de "Protectorado" para determinados territorios de Marruecos. Es decir, un acuerdo por el que territorios de un estado con escasa institucionalización (Sultanato de Marruecos) es gobernado o protegido diplomática y militarmente por otro estado o entidad internacional más fuerte, en este caso por España. ¿Una colonia? Jurídicamente no, pero en la práctica yo creo que se le parece un montón. Pues eso, Tetuán fue la capital de este Protectorado Español en Marruecos que duró de 1913 a 1956.

Muchos letreros de negocios y comercios aun en español

Han pasado muchas décadas desde este suceso, pero esta parte de su historia aun se puede contemplar en la ciudad en varios detalles, el primero en el idioma. En Tetuán mucha gente aun habla español, sobre todo las personas mayores, los niños en el colegio tienen como segundo idioma el español y nos comentaba el taxista que en la vida cotidiana los tetuaníes, aunque hablan su dialecto árabe, aun emplean muchas palabras en español (por ejemplo "tenedor", "cuchara"...). Además muchos carteles de negocios permanecen en español.

Edificios de viviendas del Ensanche Español

En cuanto a edificaciones el protectorado dejó para siempre una huella en la ciudad. Los españoles ampliaron la medina, llamándose este barrio debido a dicha expansión, el "Ensanche Español", con una arquitectura peculiar única. Mezcla de estilos, que a mi me recuerdan a los típicos edificios señoriales que se hacían en la época en la península y a edificios militares (arquitectura oficialista de la España del régimen) y lo peculiar es el toque árabe en detalles. Me parecen edificios bonitos y elegantes, que no encontrarás en ningún otro lugar.

Calle del Ensanche con un peculiar edificio al fondo (antiguo cuartel militar) y las montañas que flanquean la ciudad

El Ensanche Español está junto a la medina (fue un "ensanche" de la misma, de ahí su nombre), así que tu visita a la ciudad la puedes empezar recorriendo las calles principales de este barrio antes de adentrarte en la laberíntica Medina de Tetuán. Al recorrer las calles del barrio (Av. Mohamed V, Av. Mohamed Ben Larbi Torres, Av 10 de mayo...), no solo te sorprenderán los típicos edificios emblemáticos (el cine español, el consulado...), mira hacia arriba contemplando los simples edificios de viviendas, son preciosos.

Emblemático edificio de la antigua aseguradora española Unión y el Fénix. Lo preside el símbolo escultórico de la compañía (Ganímedes, héroe mitológico griego, sobre el ave fénix)
Vistas desde la azotea de nuestro hotel (Blanco Riad). Edificio de la Unión y el Fénix y las montañas

Uno de los primeros edificios que se construyó en el Ensanche Español fue el que hoy acoge al Instituto Cervantes. En la época del protectorado fue primero sede de Correos y Telégrafos, y después Delegación de Fomento. Hoy es Patrimonio de la Humanidad.

Instituto Cervantes

Cine español 

Antiguo centro médico español

Como no podía faltar en un territorio español de esa época, una iglesia. Pues sí, aun está, la Iglesia de la Victoria, con un estilo similar mezcla de ambas culturas, a corde con el resto de edificios.


Detalle de azulejos en mosaico de estilo árabe en las columnas del interior de la iglesia

La plaza donde se encuentra la Iglesia de la Victoria, es la Plaza Muley el Mehdi, pero en la ciudad poca gente la llama así, es conocida como "Plaza Primo", porque era la antigua plaza Primo de Ribera en la época del Protectorado. En esta plaza, haciendo esquina con la calle Mohamed V, nos encontramos con el Consulado Español.


Las dos plazas más grandes y bonitas que hay en el barrio tienen una historia curiosa que las une. Una de ellas es la plaza que se abre frente al enorme Palacio Real, Place Hasan II (antigua Plaza de España). Recordemos que Tetuán es la ciudad elegida como segunda residencia del rey de Marruecos, es donde pasa sus vacaciones de verano, y aunque se aloja más cerca de la playa, precisa de un palacio para las recepciones oficiales y a este no le falta suntuosidad.

Palacio Real y Place Hasan II (antigua Plaza de España)
Pues bien, esta plaza es preciosa, pero muy diferente a la que allí había en la época del Protectorado. Tras la salida de los españoles, el rey de Marruecos reformó todas las zonas aledañas al palacio y quitó los adornos de la anterior Plaza de España, muchos de los ciudadanos siguen pensando que la plaza era más bonita antes. Lo curioso del asunto es que dichos detalles fueron trasladados a una plaza de nueva construcción en otra zona también entre la medina y el Ensanche, llamada Place Feddane, que para mi gusto es absolutamente preciosa. Tiene unas vistas de la colina con el antiguo castillo militar y la blanca y preciosa medina al fondo, que me parecen de auténtica postal. Es uno de esos lugares que las fotos no le hacen justicia. Por cierto, para quien viaje con niños, allí hay un pequeño parque infantil, al cual se accede previo pago (nosotros hagamos un euro en moneda local).


Mis hijos jugando con sus globos en la Place El Feddane, uno voló y nos hizo correrrr (no lo pillamos)

¿Hay más en la ciudad estrechamente ligado a la cultura ibérica?: Visitar la Medida de Tetuán

Pues sí, has acertado, hay mucho más que nos une a Tetuán y para ello hay que trasladarse varios siglos más atrás, al origen de la ciudad. La ciudad empezó a adquirir importancia a partir de 1483, cuando llegaron a la misma moriscos refugiados procedentes del reino Granada comandados por Sidi Al-Mandari, un jefe militar granadino exiliado junto con otros 80 moriscos. Aquí empezó la época de esplendor de la ciudad, se fortificó y reconstruyó con influencias y elementos del arte andalusí que estas personas traían de nuestra (su) península. Tras la conquista de Granada y la expulsión de los judíos por los Reyes Católicos, la ciudad fue refugio de los judíos sefardíes expulsados, por lo que en Tetuán se siguieron manteniendo la lengua y la cultura hispánica entre muchos de sus habitantes durante siglos.


La medina es Patrimonio de la Humanidad, laberíntica, exótica, adentrarse en ella es como atravesar una barrera en el tiempo y retorcer varias décadas. Nosotros la primera tarde recorrimos la parte más externa en solitario y al día siguiente a través de nuestro hotel, contratamos un guía de la Oficina de Turismo que nos acompañó toda la mañana para sacarle más partido a la visita. El guía fue muy agradable, nos llevó a lugares laberínticos de la medina que dudo que solos hubiésemos encontrado y nos contó detalles interesantes. Pedimos expresamente al guía que no queríamos que nos llevase a tiendas (ya conocíamos los pactos entre guías/tiendas y hacen perder mucho el tiempo) y así lo hizo, solo le pedí al final de la visita que me llevase a una tienda de lámparas (ya tengo en mi casa mi lamparita de colores tetuaní).  Durante la visita solo hay que abrir mucho los ojos para no perder detalle de todo lo que te rodea.

Entramos en la Medina de Tetuán por la Puerta Bab Tut, también conocida como Puerta de Tánger, por dar acceso al camino que unía ambas ciudades. A la entrada hay una fuente y es donde nos explica nuestro guía que las fuentes no son potables, sirven para agua para limpieza, que hay casas en la medina que no disponen de agua potable, de ahí la figura del aguador.

Bab Tut

Aguador en la medina

La medina está dispuestas por sectores y áreas de gremios. Al entrar por esta puerta, Bad Tut, accedes primero a la calle del mercado de alimentos, donde contemplaras escenas que no querrás dejar de fotografiar. Tetuán es una ciudad muy auténtica, en el sentido de que hay pocos turísticas, lo que contemplarás en la ciudad es el trasiego normal de la misma, de gente haciendo las compras y su vida.

Mujeres paseando en grupo juntas

Telas de rayas rojas, típicas del atuendo de la mujer campesina

Esto sí que es pollo fresco, viven felices sin saber que les queda medio telediario

¿Conseguirá el lindo gatito tetuaní su pescado "gratis"?

Muchas tiendas de higos que se venden en ristras porque, pan e higos, es lo que se reparte entre los asistentes a los entierros


Había muchos tenderetes para vender hierbabuena ¡Qué rico el té marroquí!



Pan, leche y queso (queso fresco con curioso embalaje de hojas)

A mitad de la calle del mercado, hay un mercado interior donde venden sus productos del campo las mujeres campesinas de la zona. Les pedí permiso para hacerles fotos y con risas pasamos un buen rato intentando enterdernos. Por cierto, les compré unas habas riquísimas.

Simpatiquísimas mujeres campesinas

Llegamos a la zona de las tiendas de tela, ropa y productos de mimbre. Preciosos los sombreros coloridos de las yeblis (mujeres de la montaña, de yeble, montaña). Estos sombreros son típicos de Marruecos, aunque las mujeres usan todos, los típicos de la zona de Tetuán son los azul marino.


Estos sombreros azules son los típicos de las montañas de Tetuán
Compré mi cestita baratita y sin necesidad de regateo (¡Qué alivio porque no me gusta nada regatear!)

Tiendas de ropa
Nos dirigimos a la zona del gremio de los carpinteros, curioso como trabajaban la madera de forma totalmente artesanal, había plateros precisos en madera.

Calle de las carpinterías

Después llegamos a una de las zonas más interesantes, las curtidurías, el lugar donde se trabaja y se tiñe el cuero.


Según consta en el cartel, las curtidurías fueron construidas a finales del siglo XV y como se ve en las imágenes, se sigue trabajando y tiñendo el cuero como en la antigüedad.

Curtidurías
El guía allí nos subió a la muralla desde donde se apreciaba una bonita vista de las curtidurías en el interior y de la ciudad exterior a la medina. Desde allí arriba nos explicó donde estaban los tres cementerios de la ciudad, el musulmán, el judío y el español.


Cementerio musulmán

Entramos por callejuelas repletas d tiendas de cuadros. Nos pareció curioso que enmarcasen los juegos de mesa. Nos llamó la atención que muchos hombres jóvenes al atardecer estaban jugando en el bar al parchís tomando té, al menos aquí la gente se distrae entre amigos, no solo mira el móvil.


No paras de encontrarte rincones curiosos...

Como para que te duela una muela y tener que ir al dentista ¡Pánico!
Bar en el medina. Donde todos (sí todos, porque ellas no están) toman té moruno en vaso largo

Oficios de antaño

Zapatos de Cenicienta


Las leyes del Corán: Mezquitas (alminares)...

Una de las cosas que más me gusta de visitar los países árabes, es escuchar la llamada a la oración, la hace el almuecín desde el minarete o alminar de la mezquita, convocando a los fieles a la oración. Es ininteligible para mi, pero el soniquete es musical y exótico, te hace zambullirte en una cultura diferente.

La vida al pie del minarete

Los musulmanes tienen que rezar cinco veces al día, tienen que interrumpir el trabajo en algunas ocasiones para ir a rezar, por ello es conveniente tener mezquitas cercanas. Este es el motivo por el que hay muchísimas. Por cierto, este mismo motivo, los cinco rezos, es lo que hace llevar a los hombres babuchas, las cinco veces tienen que descalzarse para rezar, es más cómodo llevar chanclas para quitarlas y ponerlas, que atarse cordones de zapato a cada rato. ¡Curioso y práctico!

Acudiendo al rezo de la última hora del día

Una pena que no dejen entrar en el interior de las mezquitas a los no musulmanes si en el interior se celebran cultos, debe ser interesante la visita.

Mezquita
Según la ley del Corán, en todo barrio debe de haber cinco cosas: Un mezquita, una panadería, una fuente, una escuela coránica y un Hamman (baño público). Todos estos lugares los vas encontrando por la medina...

Panadería, es interesante contemplar los hornos tradicionales

Hamman, baño público (los hay de hombres y de mujeres). El guía nos indicó los distintos pasos en la limpieza corporal. Nuestro grupo familiar 
no era el indicado para entrar, un lugar curioso de visitar si viajas en grupo de amigas o amigos

De camino a la Escuela Coránica encontré este cartel que pensé relacionado con el tema, pero el guía me dijo que no, que era un letrero de anuncios, donde la gente escribía si tenía algo que ofrecer, ejemplo si vendía o alquilaba una casa.


Judería de Tetuán:

Tras hacer un descanso para comer, ya sin guía, junto al Palacio Real cruzamos la Puerta del Viento, Bad Ruah, nos adentramos en la judería, para buscar las huellas judías en Tetuán. Calles estrechas y bulliciosas con tiendas de mercancías donde se mezcla lo tradicional con lo importado.


Puerta del viento (Bad Ruah) que da paso a la calle Terrafín con su curiosa pérgola y su bullicioso zoco 
En el blog Ceuta Desconocida, podréis leer más sobre la judería de Tetuán en este interesante artículo con fotos antiguas y muchos detalles curiosos. Tenemos que tener en cuenta que, hasta hace relativamente poco, el 20-40% de la población en la ciudad era judía (judíos sefardíes que hablaban castellano antiguo), hoy solo quedan 7 judíos en la ciudad. ¿Porqué se fueron? Al fin del Protectorado, con la independencia de Marruecos, hubo falta de reservas y devaluación de la moneda; esta bajada de la economía hizo que los judíos emigrasen buscando nuevas oportunidades. La creación sobre esa época (1948) del nuevo estado de Israel, también pudo influir en esta salida de gran parte de la comunidad hacia la tierra prometida. Tras un laberíntico desorientado sinfín de callejuelas muy estrechas, con los niños ya muy cansados de andar después de todo el día, desistimos de encontrar lo que fuera la antigua sinagoga.

Callejuelas rectas bajo arcos de la judería de Tetuán

¿Dónde comer y tomar té con pastelitos?

También te lo hemos contado en el anterior post "Visitar Tetuán: Organización y presupuesto". No te puedes perder comer pastelas, pinchitos, tajines y cuscus; y después mezclarte con las gentes locales tomándote un té con hierbabuena en una bonita pastelería repleta de dulces exóticos. Te lo contamos todo en el post anterior señalado. Os dejo los menús de los restaurantes Blanco Riad y El Reducto, estuvimos en ambos y tenían una relación calidad/precio buenísima.

Cuscús

Tajines (guisos tradicionales marroquíes)

Cordero


Té marroquí servido en restaurante y té marroquí servido en vaso largo en cafeterías/bares


Famosa Cafetería/Pastelería Rahmouni

Nos ha gustado mucho Tetuán, en algún momento llamaremos de nuevo a sus puertas y volveremos...


Toc-Toc



2 comentarios :

  1. Muy completo el post gracias!! Vamos en octubre y nos vienen muy bien tus recomendaciones.

    ResponderEliminar