Menu horizontal

Botones sociales desplegables

viernes, 2 de octubre de 2015

Austria con niños. Una semana en la región de Salzburgo

La preparación de este viaje comenzó con casi un año de antelación. Tras pasar hace un par de veranos una semana estupenda en La Selva Negra con nuestro hijo de dos años, teníamos muy claro que queríamos pasar este verano, ya con nuestros dos hijos (uno de casi 4 años y otro de 20 meses), unos días en esta región de Austria cercana a Alemania, que la vez anterior se nos quedó en el tintero, la región de Salzburgo . Lo que nos terminó de decidir fue el magnífico diario de LauraRod de Los Viajeros, que nos hablaba de este lugar y de unos lugares idílicos en las cimas de las montañas. Ya sabíamos que aquella zona era ideal para viajar con niños, todo está muy pensado para viajar en familia, pero es que al indagar un poco nos dimos cuenta que esta región de Austria, Salzburgerland, era muchísimo mejor de lo que pensábamos, trineos de montaña, parques alucinantes en las cimas de las montañas, animales, lagos aptos para el baño...
Austria suponía diversión a raudales para ellos, pero si además le sumamos que nuestra intención era buscar un alojamiento en una granja para esos días, os podéis imaginar que viaje más alucinante para nuestros hijos. Pues si en la preparación ya nos pareció un viaje muy adecuado para ellos, a posteriori os adelanto que ha sido fantástico, las caras de felicidad de nuestros hijos a cada momento fueron nuestro principal motor esos días.


Vuelos:

Compramos con casi un año de antelación, mediante una oferta de Ryanair, un vuelo a Memmingen, un aeropuerto alemán a una hora al Oeste de Munich. Este aeropuerto de Austria, concretamente de Salzburgo, se encuentra a algo menos de 3 horas en coche.

Alquiler de coche:

Alquilamos un coche en el aeropuerto alemán de Memmingen. Lo hicimos con rentalcars.com, un mayorista que trabaja con muchas compañías. Siempre solemos reservar coches con ellos por teléfono porque te atienden gratuitamente, te resuleven todas las dudas, los precios son competitivos, la reserva es cancelable hasta 72 horas antes y solo hemos tenido problemas una vez al recoger un coche (pero los llamamos, nos atendieron muy bien y nos resolvieron el problema sobre la marcha). Ojo, hoy en día con el tema de los patrocinios en los blogs hay que especificar, nosotros no estamos patrocinados por nadie, si hablo bien de esta compañía es porque hasta ahora nos ha funcionado y no hay ningún otro motivo. Al hacer la reserva había alquileres más baratos, pero nosotros al viajar en familia queríamos un coche más grande y cómodo. Así que alquilamos un coche tipo Volswagen Passat por 320 euros una semana, de la compañía Europcar, con ampliación de seguro (devolución de la franquicia por daños) y 1500 km gratuitos. Por teléfono nos dijeron que no había probema por conducir por Austria y especifiqué que pusieran esa claúsula en el seguro). Las sillas de coche para nuestros niños como siempre las llevamos nosotros, casi todas las compañías aéreas las dejan facturar gratis. Al final al llegar al aeropuerto nos hicieron un Upgrade y nos dieron un coche familiar Renault Scénic con GPS incorporado por el mismo precio. La verdad es que terminamos muy contentos, el coche era nuevo y los niños viajaron muy cómodos (tenía una especie de mesitas para que los niños pintasen y además al ser un monovolumen, que son coches más altos, los niños podían ver mejor através de las ventanas todo lo que pasaba fuera).


Salzburgerland Card:

Dedico un apartado entero a esta tarjeta, porque nos ha facilitado muchísimo el viaje. Primero por economía y después es que gracias al mapa de puntos visitables que viene en su web hemos podido planificar de forma muy concreta todo el viaje (el alemán es un idioma que a nosotros no nos facilita la planificación, todo tiene nombres muy largos, difíciles de pronunciar y sobre todo de recordar, así que el mapa y descripción de los puntos en esta web ha sido vital para confeccionar nuestro itinerario). Esta región aparece muy escuetamente en las guías y saliéndote de los típicos lugares que todo el mundo visita, hay poca información en español en internet. La Salzburgerland Card, es una tarjeta que te permite entrar gratis en muchas de las atracciones de la amplia región de Salzburgo. En el enlace que os he adjuntado están los precios actualizados, nosotros hemos pagado 62 euros por una tarjeta de 6 días (la de 12 días costaba 74), los menores de 6 años entran gratis en casi todos los lugares así que no la necesitan (de 6 a 12 años hay precios especiales para dicha tarjeta). Con ella puedes hacer gratis a muchísimas actividades como subir a casi todos los teleféricos de la región, a toboganes de montaña, bañarte en termas, piscinas cubiertas, lagos adaptados al baño, montar en barca, entrar en zoológicos o reservas de animales, entrar a museos, minas, castillos o lugares de ocio como minigolf... Además puedes entrar durante 24 horas gratis a casi todos los lugares visitables de la ciudad de Salzburgo. Nosotros hemos amortizado con creces la tarjeta (hubiésemos gastado más del doble sin ella), sobre todo por los telecabinas (que son muy caros), pero al viajar con dos peques el ritmo del viaje ha sido lento, por ello personas que viajen con niños más grandes, o sin ellos, pueden amortizar la tarjeta muchísimo más.



Itinerario e índice de relatos:

Este es un resumen general del viaje, poco a poco iré escribiendo etapas, donde os hablaré de forma más detallada de algunos lugares y colocaré los enlaces en este resumen.

Día 1: Llegada a Alemania 
Llegamos al eeropuerto de Memmingen a las 21horas. Mientras mi marido recogía el coche de alquiler, yo en el aeropuerto di la cena que llevaba preparada a los peques, los aseé, les puse sus pijamas, los senté en el carro doble que llevamos siempre en los viajes y ya preparados así esperamos al papi. Estaban molidos del largo día de viaje (el vuelo lo tomamos en Málaga, nosotros no somos de allí y llegar a la Costa del Sol nos supone un viajito). Nos dirigimos al hotel que teníamos reservado que estaba en Erkheimer, un pueblecito a unos 15 km del aeropuerto, junto a la autovía en dirección hacia Munich (al día siguiente teníamos que tomar esa dirección para ir a Austria). Sabíamos que íbamos a llegar tarde y sin ganas de conducir, así que quedándonos en este pueblecito no teníamos que conducir mucho a la llegada, adelantábamos algo de camino para el día siguiente y ya estábamos encaminados en la ruta. Durante el corto trayecto los niños se durmieron y como ya estaban preparados, ya solo hubo que depositarlos dormidos en sus camitas en el hotel. El hotel se llamaba Erkheimer Landhaus, las críticas eran muy buenas y la ubicación nos pareció perfecta. Cogimos una habitación familiar (Junior Suite) a través de booking por 92 euros con desayuno para todos.



Día 2: El Nido del Águila
Nos levantamos temprano, tenemos dos despertadores con piernecitas muy madrugadores. Tras un estupendo desayuno en el hotel (aun recuerdo las fantásticas moras silvestres) y que mis hijos corriesen un rato por unos senderos cercanos observando babosas; salimos rumbo a Austria. Antes de atravesar la frontera al país vecino queríamos parar en un lugar de Alemania, en Los Alpes de Baviera, concretamente en un pequeño pueblo llamado Berchtesgaden. Soy una apasionada de la Segunda Guerra Mundial, en este lugar se encuentran algunos de los objetivos militares para los aliados más importantes de esta guerra, ya que en esta zona se encontraba la segunda residencia gubernamental de Adolf Hitler,  en El Berghof (así se le llamaba a su casa) y el internacionalmente conocido El Nido del Águila. Suelo escribir cuentos para que mis hijos se familiaricen con los lugares que vamos a visitar y le escribí un Cuento sobre "El Nido del Águila", pinchad esta entrada si tenéis curiosidad sobre este lugar.


Tras la subida en el mítico ascensor dorado que asciende por la montaña hasta El Nido del Águila, contemplamos las impresionantes vistas desde la casa a más de 1800 metros, almorzamos allí arriba, en el salón de la casa de Hitler (hoy día es un restaurante), frente a la chimenea regalo de Mussolini y en el mismo lugar donde se sentó tras su conquista Eisenhower, en ese momento comandante supremo de las tropas aliadas del frente occidental y futuro presidente de los EEUU. Al bajar, al pie de la montaña, en una región conocida como Obersalzberg, se encontraba el Berghof, la casa de campo de Hitler (su casa de verdad, El Nido del Aguila fue un regalo) y todas las residencias de sus lugartenientes. De esa época queda poca cosa, no se quieren dar incentivos a los neonazis para hacer lugares de peregrinación, pero sí se pueden visitar algunos lugares que ya os detallaré en el artículo correspondiente, lo más interesante es el sistema de búnkers de la Segunda Guerra Mundial que recorre el subsuelo de las montañas y que se pueden visitar. Paisajísticamente este lugar es precioso, pero históricamente es mucho más interesante, las sensaciones que se tienen en el lugar, sobre todo si conoces mínimamente esta gran guerra, no pasan desapercibidas para nadie. Si quieres leer más sobre esta visita, he escrito un artículo con todos los detalles "El Nido del Águila, la Baviera de Hitler".

A unos veinte minutos de este lugar alemán cargado de historia, cruzando la frontera hacia Austria por una pequeña carretera de montaña, se encontraba nuestro alojamiento. Como ya os he adelantado, nos alojamos toda la semana en un apartamento perteneciente a una granja de vacas de producción de leche ecológica, en un pequeño pueblo llamado St Koloman, a unos 25 km de Salzburgo. Nuestra granja se llamaba Ferienwohnung, en este enlace si lo pincháis leeréis todos los detalles, pero os adelanto que ha sido una experiencia alucinante para niños y para adultos. Nos ha gustado mucho el alojamiento por la buena ubicación, además aunque estaba en una granja, el apartamento estaba en un edificio independiente aislado del trajín de la labor, tranquilo y muy confortable.


Día 3: Parque Nacional de Hohe Tauern
Esta jornada la dedicaríamos a conocer los puntos más alejados del itinerario que nos habíamos marcado para esos días. Casi dos horas de coche nos separaban del Parque Nacional de Hohe Tauern, uno de los espacios vírgenes naturales más grandes de Europa. Queríamos contemplar uno de los picos más altos de Los Alpes, el Großglockner (3798 m), desde lo más cerca posible. Para ello hicimos uso de nuestra tarjeta Salzburgerland Card y tras subir una carreterita impresionante que ascendía por la montaña tomamos el telecabina Ausflugserlebnis Weisssee Gletscherwelt. En la cima, rodeados de montañas de más de 3000 metros con glaciares, junto al lago Weisssee, a 2300 metros, disfrutamos de uno de las estampas más bonitas del viaje. Mis hijos lo pasaron pipa jugando a escalar y contemplando las zonas de nieve helada que aún quedaban. Justo al bajar del telecabina, en el aparcamiento, hay un restaurante llamado Paletti (comida tradicional austriaca muy rica), allí almorzamos entre montañas.




Tras el almuerzo nos fuimos a Wild- & Freizeitpark (también gratis con la tarjeta), al pie de la impresionante carretera panorámica Großglockner Road (justo antes del peaje de la misma), se encuentra este parque de animales de las montañas. Es difícil decidirse, pero creo que fue el lugar donde más disfrutaron mis hijos, aun se acuerdan de las cobayas a las que dieron de comer, de las cabrillas con sus cuernos. La mayoría de animales se encontraban en grandes áreas acotadas, rodeados de cascadas y glaciares. En la entrada del parque había una gran zona lúdica de juegos para niños, costó un montón montar en el coche a mis hijos para que abandonásemos el lugar.


Día 4: Tobogán de montaña y Hallstatt
Después de los kilómetros del día anterior decidimos pasar la jornada cerquita. La primera parada la hicimos en Abtenau, a unos 25 minutos de nuestro alojamiento, para visitar Sommerrodeln in Abtenau (Karkogel), una ascensión en teleférico a 1900 metros para después bajar toda la ladera de la montaña en estos divertidos trineos (también gratis con la tarjeta). Antes del viaje yo había escrito un correo preguntando si podían subir niños pequeñitos y me contestaron que sí muy amablemente, que no había problema de edad porque los peques iban sujetos entre las piernas de los padres mediante un cinturón y que el cochecillo tenía un freno para que los papás moderasen la velocidad (se podía bajar hasta a más de 30 km/h). ¡Qué risa, durante la bajada lo pasamos genial! Al bajar había un parque infantil con colchoneta, triciclos... otro sitio donde costó arrancar a los peques, divertidísimo.


Tras la diversión en la montaña, nos encaminamos a Hallstatt, según dicen el pueblo más bonito del mundo a orillas de un lago. Ya os cuento más detenidamente nuestras impresiones en el artículo que escriba específico de este día, el pueblo es precioso, pero aparece en todas las guías y por ello está atestado de turistas, esto para nuestro gusto le resta encanto. Nos dirigimos al punto desde donde se toman las impresionantes fotos del lugar con la iglesia reflejada en el lago (no tiene pérdida, lo encuentras andando por la única calle que existe tras pasar la iglesia, sin subir hacia arriba).


Comimos en sitio muy tranquilo y barato. Los restaurantes estaban llenos de gente y nos resultaban muy agobiantes. Justo al lado de la iglesia había un kiosko con comida tipo Kebab, salchichas...así que compramos allí comida y bebidas para llevar; y justo al lado, en un pequeño parque con vistas al lago que hay detrás de la iglesia, disfrutamos de un rato sin tanto agobio. En la foto observaréis el kiosco junto a la iglesia.


Tras visitar el centro, decidimos ver la localidad desde otra perspectiva menos agobiante y en verano que mejor manera de hacerlo que disfrutar de la vistas desde un baño dentro del lago. Preguntamos en la oficina de turismo (justo en la entrada de la zona peatonal del pueblo), nos dieron un mapa y allá que nos dirigimos dando un paseo.  Para llegar a esta playa del lago hay que pasear por el "paseo marítimo" (orilla del lago), en sentido contrario al centro del pueblo, si os fijáis en la fotografía se ve la iglesia al fondo de la foto, así que mirando la foto más o menos os haréis una idea de donde está la playita.


Otra vez, junto a la zona de baño, había una impresionante área de juegos para niños, mi hijo pequeño se enamoró de un tobogán chiquitito con forma de mariquita y el mayor solo quería tirarse por el tobogán amarillo (un tobogán que te zambullía en el agua del lago). Había una caseta con servios y vestuarios públicos. Otro día inolvidable para todos en las montañas.



Día 5: Un día en Salzburgo
Como ya os he adelantado, con la tarjeta de la región, podías elegir pasar un día en Salzburgo y disfrutar de casi todas las zonas turísticas de pago gratis. Nosotros hicimos gratis entre otras cosas el paseo en barquito por el río, subida al Monchsberg, subida al castillo y la visita al zoológico. Salzburgo es una ciudad tranquila y preciosa. Aquí en este post "Salzburgo en un día con niños" os explico más detalladamente todo lo que hicimos.



Día 6: Relax en un lago
Tras el día anterior en la ciudad decidimos tomarnos este día completo de relax y elegimos sobre la marcha un lago para disfrutar de un día de baño al aire libre (en el mapa que te entregaban con la tarjeta había una gran cantidad de lugares de este tipo para escoger). Lo hicimos en un pueblecito a una media hora del nuestro, Werfenweng, en el Freizeitpark Wengsee (también gratis con la tarjeta). Lo elegimos por cercanía, no sabemos bien que nos íbamos a encontrar y fue un gran acierto. Se trataba de un lago tranquilo, con un área de baño acotada para peques (con palitas, cubos y demás juguetes), un tobogán twister (mi hijo de tres años es muy precavido y no se quería tirar solo, lo hacía con nosotros) y una zona exterior con animales (gansos, ciervos..). Allí mismo almorzamos en el restaurante del lago, comida austriaca a precio normal.


Fotografía del área acotada para peques.




Día 7: Montañas, termas y cerveza
Todos los días desayunábamos un rico desayuno ecológico en nuestra granja, pero hoy cambiaríamos de plan para acercarnos al centro de nuestro pueblecito a desayunar en el único restaurante del mismo.


Yo llevaba anotadas varias cosas interesantes, pero al final quien decidió fue el GPS que nos indicó que había en algunas carreteras mucho tiempo de retención (era domingo y por lo visto es algo normal en la zona los fines de semana), así elegimos la zona donde vimos menos retención y nos dirigimos a unos 40 minutos al sur de nuestro alojamiento, a Wagrain y subimos en el telecabina Flying Mozart Oder Grafenbergbahn (gratis con la tarjeta). Al subir en este telecabina asciendes a otro impresionante lugar en las cimas de las montañas, sobre todo para los niños. Al llegar arriba de la montaña hay un parque de juegos enorme, con una granja de madera con animales de verdad para dar de comer y cepillar y animales de madera para jugar. También hay un lago con puente colgante para que ellos se diviertan y una especie de barcazas para cruzarlo tirando de unas cuerdas. Ya os digo, alucinante el lugar para los niños, mis hijos cuando llegaron no podían para de gritar emocionados, no sabían hacia donde dirigirse primero. Los padres disfrutamos también de un sitio precioso entre montañas, con las vistas del pico Hochkönig (2941 m).




Hacía mucha calor y por la tarde queríamos pasar un rato tranquilos en una zona de baños, en el mismo pueblo de Wagrain habíamos visto una macropiscina alucinante, pero nuestros hijos son pequeños y vimos que había demasiados toboganes empinados (ellos se iban a querer montar y a nosotros no nos gustaba la idea siendo tan pequeños). Con nuestro mapa de atracciones de la tarjeta en la mano buscamos una nueva zona de baño, yo quería ir a la zona de Mühlbach (para contemplar el pico Hochkönig desde más cerca), pero otra vez el GPS nos hizo desistir de la idea al estar esa ruta llena de retenciones. Además hacía demasiado sol, preferíamos estar un poco más resguardados, por ello elegimos ir a Altenmarkt a unas termas (con zona cubierta y zona al aire libre), a Erlebnis-Therme Amadé (también gratis con la tarjeta). Yo llevaba anotada estas termas porque aparecían en el diario de Laurarod y eran una buena alternativa para un día de lluvia. Mis hijos disfrutaron mucho, sobre todo el más pequeñín porque todo era a su medida en una pequeña piscinita muy chiquita con juguetes y con un tobogán serpiente. Había muchas piscinas, zonas de toboganes, zonas de circuitos de burbujas, sauna....Al viajar con niños nos tuvimos que turnar mi marido y yo para disfrutar de todas estas cosas mientras el otro se quedaba con los peques. Almorzamos allí mismo, en el restaurante, un selfservice con varias alternativas, nada del otro mundo, pero no estuvo mal. Otro lugar estupendo para pasar la tarde.



Como era nuestro último día, decidimos ir a Salzburgo a cenar a la cervecería más típica del lugar, Augustiner Bräu. Con estanterías donde cogías tu jarra de cerveza y multitud de diferentes puestos para comprar comida.



Día 8: Tarde en Memmingen y regreso 
Por la mañana nos levantamos tarde, preparamos el equipaje y tomamos rumbo de nuevo a Alemania. Como nuestro vuelo no salía hasta las 8 de la tarde llegamos a medio día a Memmingen y tuvimos tiempo de pasear por su bonito casto histórico.


Equipaje y ropa
Nosotros solemos viajar siempre con equipaje de mano, no solamente porque volemos en compañías low cost que cobren por facturar,  sino que al viajar con dos niños pequeños nos resulta muchísimo más cómodo para transportar llevar lo imprescindible, además siempre tenemos miedo a la pérdida de maletas y que nos falten cosas para nuestros peques esos días. Así que solemos intentar llevar con nosotros en el avión al menos el equipaje de los niños. Pensamos mucho lo que vamos a llevar y la verdad es que hasta ahora no nos ha faltado de nada. En este enlace podréis leer como nos organizamos con el equipaje y lo  que llevamos. Y en este otro enlace podréis ver que es lo que suelen dejar transportar gratis las compañías al viajar con bebés y niños.


Para viajar a Austria con niños en verano tenéis que llevar todo tipo de ropa. A nosotros nos hizo una temperatura fantástica, pero aun así tuvimos que usar ropas de las distintas temporadas:

-Por el día nos hizo mucha calor, por lo que precisamos pantalón corto (más días de lo que imaginábamos) con camisetas de manga corta y por la tarde suele refrescar por lo que conviene llevar una manga. Aunque tuvimos suerte, a final de agosto lo normal es que ya la temperatura sea más baja, casi de otoño.
-El verde de Austria no es por casualidad, llueve con mucha frecuencia, por suerte de nuevo, solo nos llovió un poco el primer día, por lo que todos usamos el impermeable cortaviento, aunque fue algo muy leve.
-Si usas los teleféricos, algunos asciende hasta bastante altitud, por lo que el viento es desagradable incluso aunque el día sea soleado (ideal llevar impermeables cortaviento, pantalón largo y camiseta de manga larga).
-Por supuesto llevar botas de montaña, nosotros no usamos otro calzado ya nunca en nuestros viajes, vayamos donde vayamos las botas de goretex son ideales por si llueve y la puedes usar en todos los terrenos. A los peques les compré unas botas muy chulas en Decatlón e iban muy emocionados por llevar botas de escalar montañas.
-El baño en los lagos es una experiencia única, ahora bien el agua está fresquilla de más, sobre todo si tenéis termostatos del sur como nosotros. Yo llevé para los peques bañadores térmicos (mis hijos son frioleros y es algo que suelo usar incluso aquí en España), podéis ver a mi hijo de espaldas con uno de ellos en la foto de Hallstatt. Las piedras de los lagos pinchan mucho, así que los escarpines son IMPRESCINDIBLES, nosotros llevamos niños y adultos. Los escarpines son útiles porque los puedes usar, siempre que estén secos, también como zapatillas para estar más cómodo en el alojamiento, así se economiza equipaje.

Este ha sido nuestro viaje por esta región de Austria, espero que nos acompañéis en la lectura de las etapas que pasaré a detallar.

14 comentarios :

  1. Tiene una pinta genial el viaje!! Tomo nota porque la verdad nunca me había planteado visitar Austria salvo Salzburgo, que ya lo conozco, y Viena, la capital... Pero los paisajes son ideales y veo que los peques se lo han pasado en grande.
    Mi marido se quedó con ganas de visitar el Nido del Águila cuando estuvimos en la zona de Baviera de vacaciones hace unos años. Es un apasionado como tú de la Segunda Guerra Mundial!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Es un viaje muy bonito porque combina naturaleza y ciudades preciosas, es uno de los viajes que más han difrutado nuestros peques. Muchas gracias por tu comentario y pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! Vamos a hacer este viaje en Julio y quería saber donde compraste la tarjeta salzsburgerland card si allí o via online. Gracias

    ResponderEliminar
  4. Se puede comprar en cualquier oficina de turismo. Nosotros la compramos en la pequeña oficina de turismo del pueblo pequeño en el que nos alojamos, Sant Koloman.

    ResponderEliminar
  5. Hola , muchas gracias por toda la información que detalles, nos resultará muy útil a los posibles viajeros. Nosotros iremos esta agosto una semana en la zona de Salzburgo, un matrimonio un pequeño se 5 años. ¿nos podrías hacer alguna recomendación? Más o menos hemos pensado ir a Hallstaat, castillo de Werfeng, trineo de Abtenau, termas de Amadé, visitas a Salzburgo y juegos del agua. Respeto a Berschesgaden hemos pensado en realizar las travesías por sus lagos Konigsee ya que subir al nido del águila con el peque creo que puede ser tedioso para él. Respecto al Flying Mozart Oder Grafenbergbahn, ¿me podrías decir de qué se trata? es que me ha gustado la descripción que hacías y creo que puede valer la pena. Muchísimas gracias por tu aportación (Miguel Ángeles)

    ResponderEliminar
  6. Ohh Mike, siento no haberte respondido antes. Me enviase el mensaje cuando estábamos de vacaciones haciendo una ruta en autocaravana por Irlanda, no teníamos wifi y al llegar recibí muchos mensajes y no vi éste. Ya estaréis de vuelta, espero que lo hayas pasado muy bien. Lo siento de nuevo

    ResponderEliminar
  7. Hola, tengo dos sitios mirados para mi y para mi familia para este agosto, somos 4 pero mis nenes son mas mayores (8 y 13). Se trata de elegir entre Saafelden (cerca de Zell Am see) o Hallstaat. Hallstaat es mas carillo y un poco mas recondito que el primero, pero parece un sitio tan chulo...
    Nosotros ya conocemos Salzburgo pero nos quedamos sin ver los lagos.

    Un saludo y gracias por publicar vuestras peripecias, me está viniendo de rechupete para planificar nuestro viaje!

    ResponderEliminar
  8. Hola!! Hallstaat es uno de los imprescindibles para conocer, pero no sé yo para pernoctar muchos días, está muy masifocado de turistas y el acceso, aparcamientos, restaurantes...están complicados. Por lo demás genial!! Que lo paseis muy bien y muchas gracias por tu comentario!!

    ResponderEliminar
  9. Buenos días!!
    Gracias por la entrada! Nosotros nos vamos 7 días con dos peques de 2 y casi 5 años. ¿Por lo que he leído en la entrada no es necesario el pase para ellas? Otra cosa que me preocupa es el tema de las sillas del coche, he leído que vosotros os las lleváis, ¿Cómo os apañáis con el equipaje y todo? ¿No las rompen? ¿Hay algún tipo de seguro? Muchas gracias por contarnos vuestras experiencias :)

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  10. Hola Sandra!
    Mira aquí te dejo un post de como nos apañanos con el equipaje y los dos niños. http://elmundodemapani.blogspot.com.es/2015/05/como-viajar-en-avion-con-dos-bebe-o-un.html?m=1
    Sí llevábamos las sillas antes cuando más pequeños, ahora llevamos asiento mochila y hay otro dispositivo más pequeño. No sé si los conoces esos dispositivos, hora te escribo el enlace para que lo veas.

    ResponderEliminar
  11. http://elmundodemapani.blogspot.com.es/2017/03/una-mochila-sillita-de-coche-trunki.html?m=1
    Y este el más pequeño:
    http://www.pacoyverotravels.com/2017/04/asiento-elevador-coche-mifold.html?m=1

    ResponderEliminar
  12. Buenas! Este verano voy a POlonia con dos niñas, de 3 años y 20 meses. Normalmente en mi día a día las llevo en bugaboo camaleon con patín o bien, bubagoo y maclaren si se que la mayor va a dormir siesta y va más cansada. Para ir de viaje en este plan, ¿que me recomiendas?: ¿llevo la silla y un portabebes? ¿Llevo el bugaboo y el patin? ¿comnpro silla gemelar?

    Lucía

    ResponderEliminar
  13. Nosotros hemos vivido esa misma situación, hemos ido con carro y patín, pero al final los dos estaban cansados o los dos querían dormir y era un poco estresante porque me daba penita ver al mayor cansado y sin poder sentarse o dormir. Por eso al final compramos una silla plegable gemelar de segunda mano y fue la mejor solución.

    ResponderEliminar