Menu horizontal

Botones sociales desplegables

domingo, 26 de junio de 2016

Visita a Sofía con ojos curiosos (Bulgaria)

Habíamos llegado la noche anterior, así que amanecimos ya en Sofía, pero solo disponíamos de un día para conocer la ciudad y además era festivo (Domingo de la Pascua ortodoxa), por ello muchos lugares permanecerían cerrados. En contrapartida, nos encontramos con una ciudad muy tranquila al ser festivo y pudimos disfrutar de las celebraciones de la Pascua junto a los búlgaros, algo realmente interesante. Como ya os conté en mi artículo de "Organización de un viaje a Bulgaria con niños", nos alojamos en un apartamento en el corazón de la ciudad, junto al Bulevar Vitosha, Sofía es una ciudad muy manejable, así que desde aquí empezamos nuestro recorrido a pie, sin necesidad de tomar ningún transporte en todo el día. Mis hijos lo pasaron genial sin tener que planificar nada especial para ellos, simplemente teniéndolos en cuenta e implicándolos en las cosas que nos íbamos encontrando.
Bulevar Vitosha (cúpulas verdes de la Iglesia Svetá Nedelya al fondo)

Como ya os indiqué en mi anterior artículo de "organización", desayunamos en el Bulevar Vitosha. Mis hijos corrían alegremente por él sin riesgo de atropello, ya que la calle es peatonal. Al fondo veíamos los tranvías, muchos de ellos herencia de la época comunista, en mi artículo "Curiosidades del periodo comunista hoy en Bulgaria" os hablo de ello, los que nos seguís en las redes sociales, ya sabéis que nos gusta apreciar estos detalles en nuestros viajes.

Nos dirigimos en primer lugar a la Plaza Svetá Nedelya, a pocos pasos de nuestro alojamiento y antes de entrar en la plaza nos dan la bienvenida, para alucine de nuestros hijos, los grandes leones del Palacio de Justicia (edificio verde del mapa).



Iglesia de Svetá Nedelya (Santa Nedelya)
Abierta de 7 a 19 horas
Está en el centro de la plaza del mismo nombre. En su lugar había una antigua iglesia de madera de la edad media, que fue destruida por su mal estado, levantándose este monumento que hoy conocemos en 1867. Bajo mi punto de vista es preciosa, el verde de las cúpulas le da un encanto especial y la hace reconocible desde la distancia.


Aunque no es muy antigua, ha tenido que ser reconstruida en varias ocasiones, una de ellas tras el gran atentado de 1925 resultado de las revueltas comunistas que tenían como objetivo eliminar al rey Boris III (padre de Simeon de Bulgaria que todos conocemos por su exilio en España) y su familia (éstos aun no habían llegado a la iglesia cuando sucedió la explosión, pero en el atentado murieron 160 personas y hubo muchos heridos). Antigua catedral ortodoxa de Sofía hasta la construcción de la basílica Alexander Nevski. Había un ambiente muy bonito en la iglesia ese día, estaba llena de gente encendiendo velas, mientras los sacerdotes recitaban cánticos incomprensibles para nosotros.


Los niños siempre se fijan en otros niños y mi hijo me avisó que los niños llevaban huevos de pascua (es tradición pintarlos en familia). Durante ese día vimos a mucha gente con huevos, incluso en los parques algunos indigentes los comían. El de la foto, un huevo de un niño, rojo, que simboliza la sangre de Cristo (su madre me miró con mala cara al preguntar si podía hacerle una foto, le especifiqué que no se la haría a la cara y me dejó hacerla; pero no de muy buena gana). Yo sabía el significado de toda la fiesta gracias al blog Mamá en Bulgaria.


En la plaza también se encuentra la Facultad de Teología y el lujoso Hotel Sheraton Balkan, donde al día siguiente recogeríamos nuestro coche de alquiler.

Seguimos en dirección al Bulevar Knyaginya Mariya Luisa, antes de llegar nos encontramos con el llamado Largo o Plaza Nezavisimost donde  lo primero que destaca es la estatua Svetá Sofía.

Estatua Svetá Sofía
Escultura colocada en 2001 en el mismo lugar donde estuviese la estatua de Lenin (retirada en 1990, que pudimos ver el último día en el Museo de Arte Socialista). Rerepresenta a la sabiduría con una corona de Laurel y un búho. La estatua se encuentra frente a la salida del metro Serdika (antiguo nombre de la ciudad).


Unos pasos más a la izquierda del metro Serdika y de la estatua de Sofía vemos al fondo a la izquierda la Catedral San Yosif.

Catedral San Yosif (San José)
Abierto de 8 a 19 horas
Catedral católica de la ciudad, construida de 2002 a 2006 en el lugar de un antiguo templo católico del s XIX, destruido por los bombardeos aliados de 1944.  A principios de siglo Sofía era una capital en expansión y acudieron a la ciudad muchas personas de la Europa Occidental con religión católica. Su construcción fue consagrada por el Papa Juan Pablo II. Nosotros nos acercamos a verla, estaba cerrada, pero un monje capuchino polaco muy agradable nos la enseñó, además nos dio un poco de conversación, contándonos que había muy pocos católicos en la ciudad, que la mayoría del pueblo búlgaro eran ortodoxos pero que pocos eran practicantes. Es una iglesia moderna, no tiene nada de particular, peros nos gustó verla y admirar el cruce de culturas que tiene la ciudad, a pocos pasos de esta iglesia había una mezquita y varias iglesias ortodoxas casi en la misma plaza; todo un ejemplo de convivencia entre culturas.

Y si a los pies de la estatua de Sofía, en El Largo, miramos al fondo hacia la derecha, encontramos la Casa del Partido Comunista, uno de los edificios más importantes del periodo comunista de la ciudad, de la que ya os hablé en mi artículo de curiosidades.


Cruzamos El Largo en dirección Bulevar Knyaginya Mariya Luisa por un paso subterráneo existente para llegar a un nivel inferior del resto de las calles. Allí está la Iglesia de Santa Petka.

Iglesia de Santa Petka Samardzhiyska
Abierta de 7 a 18


Iglesia pequeñita construida en el siglo XI y mantenida por el gremio de guarnicioneros (constructores de sillas de caballos) durante la ocupación turca. Se piensa que en ese lugar pudo haber un templo romano. En su interior hay frescos restaurados del s XIV y XV. Iglesia muy bonita en su interior.


Almacenes Tsum
Centro estatal de consumo del período comunista, creado en 1957 y actualmente, claro está, privatizado. Un enorme Centro Comercial que ocupa un gran edificio del Largo, que aunque ya esté regido por el capitalismo, no deja de ser una curiosidad que ha quedado en la ciudad de su etapa bajo el "Telón de Acero". En el mapa anterior, gran edificio verde que se señala como TZUM). Si quieres ver otras curiosidades que aun quedan en Bulgaria de su anterior etapa como satélite de la URSS pincha este enlace "Curiosidades del periodo comunista hoy en Bulgaria".

En este nivel inferior, entre la Iglesia de Santa Petka y la mezquita, junto a los almacenes Tsum, se encuentran las ruinas romanas de la ciudad. Concretamente los restos del "cardus maximus", arteria principal de los trazados urbanísticos romanos, que dividía la ciudad, la antigua Sérdica o Serdika (lo he encontrado escrito de ambas formas), de norte a sur. Mis hijos se lo pasaron genial correteando entre ruinas.


Entramos ya en el Boulevar Knyaginya Mariya Luisa y el primer edifico que visitamos, un poco más arriba de los almacenes Tsum, es la mezquita Banya Bashi.

Mezquita Banya Bashi


La Mezquita de los Baños, su nombre deriva de un cercano edificio de baños turcos ubicados sobre las antiguos termas romanas, sus fuentes se siguen usando. La mezquita es del s XVI y es de los pocos edificio conservados del período de dominio otomano que perduran en la ciudad. Cerrado al culto en la época comunista, hoy día es usado como mezquita por la comunidad musulmana de Sofía. Consta de un estilizado minarete y una entrada de columnas sosteniendo tres cúpulas de plomo dan acceso al interior, cubierto por una cúpula semiesférica. Yo iba muy ilusionada por entrar, incluso me había llevado un pañuelo para cubrirme la cabeza para poder acceder, pero al llegar la encontramos cerrada y unos musulmanes que había en la puerta nos dijeron que solo abría los viernes.


Junto a la mezquita hay una bonita plaza con una fuente, a un lado de la fuente esta el templo musulmán y al otro lado el precioso edifico de los baños, hoy Museo de Historia, también cerrado por ser festivo.


Mercado Central (Tsentralni Hali)
En la misma avenida, frente a la mezquita, se encuentra el Mercado Central (edificio marrón que aparece en el mapa frente a la mezquita). Construido en 1909 donde antes estuviese el antiguo teatro-circo Balgariya. Su recinto sirvió en esa época, para muchas asambleas del recién formado Patido socialista búlgaro. La puerta de acceso es de estilo art nouveau. Nosotros al ser domingo y festivo (Domingo de Resurrección de la Pascua Ortodoxa) lo encontramos cerrado y todo muy solitario. Imagino que durante la mañana, con el mercado abierto, debe de ser una zona alegre y concurrida.


Sinagoga Sefardí
Museo de historia judía abierto de 9 a 12:30 y de 14 a 16:30 horas (sábados y domingos cerrado).


A unos pasos del mercado se encuentra la mayor sinagoga sefardí (judíos de origen español descendientes de los expulsados en 1492) de Europa, puede reunir a más de 1200 personas, es tan espaciosa que en su interior cuelga una enorme lámpara que pesa dos toneladas. Nosotros al ser domingo sabíamos que la íbamos a encontrar cerrada, una lástima, porque nos hubiese encantado conocerla por dentro.



Decorada en el exterior por enormes arcos de estilo hispano-árabe que denotan la antigua procedencia de sus fieles, el 90% de los judíos que vive en Bulgaria son de origen sefardí. Estuve mirando algunos videos del programa "Españoles por el mundo en Bulgaria" y me llamó la atención esta entrevista (aparece al final de este video el 4/7 y el principio del siguiente 5/7) a una judía sefardí de la capital, que contaba como muchas familias conservaban la lengua hispana, el ladino y tradiciones de la antigua Sefarad (España en hebreo).


En la sinagoga está el Museo judío de historia. El objetivo del museo es buscar, estudiar y conservar objetos, imágenes y documentos relacionados con el patrimonio judío histórico y cultural del país. El museo consta de dos exposiciones permanentes: "Las comunidades judías en Bulgaria" y "El Holocausto y el rescate de los judíos en Bulgaria". Las exposiciones muestran la religión, las costumbres y el modo de vida, la cultura y la historia de la comunidad judía desde su asentamiento en estas tierras hasta la creación del estado de Israel. El énfasis del museo es la salvación de una gran cantidad de judíos búlgaros durante la Segunda Guerra Mundial, ya os conté en mi anterior artículo que Bulgaria había protegido a sus ciudadanos judíos de las deportaciones nazis en la Segunda Guerra Mundial.

Por el camino nos encontramos otra pequeñita iglesia ortodoxa que no aparecía en el mapa, había tanto ambiente alrededor de los templos ese día, que decidimos entrar para observar los ritos de esta religión en la Pascua.



Mercado de las mujeres
Uno de los mercados más antiguos de Sofía, como vais en el mapa, está cerca de la Sinagoga. Se llama así porque antiguamente todas las vendedoras eran mujeres. Muy interesante para observar el trasiego de la gente. Nosotros también lo encontramos cerrado al ser festivo.


Dejamos ya el B. María Luisa y volvimos tras nuestros pasos al Hotel Sheraton Balkan, en cuyo interior, en una especia de patio central, se encuentra la Rotonda de San Jorge.

Iglesia-Rotonda de San Jorge
Es el monumento mejor conservado en la ciudad de la época romana, contemporánea al emperador Constantino el Grande (S. IV). Esta iglesia con planta circular, se encuentra rodeada de los restos arqueológicos de la antigua fortaleza de Sérdica. Se ha especulado mucho sobre los usos que ha podido tener la rotonda desde sus orígenes, balneario, calcedarium (recinto caliente de un baño), baptisterio (lugar para bautismo), martirion (capilla donde se guardaban los huesos) o mausoleo, queda comprobado, eso sí, su uso como iglesia a partir del siglo VI dedicada a San Jorge Vencedor. Tuvimos la suerte de encontrarla abierta, en su interior se estaba celebrando un bautizo ortodoxo, nos quedamos un rato admirando los bonitos frescos y la curiosa ceremonia, muy diferente al rito cristiano (al niño, de unos dos añitos, lo metieron literalmente entero en el agua, mi madre como buena abuela, se acercó a comprobar que el agua estuviese un poco caliente y no lo estaba tanto, vaya faena para el crío, que lloró como un descosido todo el rato). Algunas partes de los frescos originales fueron recuperados posteriormente, ya que durante el dominio otomano este lugar fue una mezquita y se cubrió entera de estuco rosado y fue decorada con motivos florales; por ello se le llamó la mezquita rosada.


Allí contemplamos nuestras primeras martenitsas, adornos de lana blanca y roja (pulseras, muñequitos..), que por tradición los búlgaros regalan a sus seres queridos el uno de marzo y que cuelgan posteriormente en los árboles que encuentran cuando éstos empiezan a echar brotes. Muchos árboles de ‪Sofia‬ estaban llenos de ellas durante nuestra visita y yo sabía su significado gracias a los bonitos relatos del blog Mamá española en Bulgaria.


Mis hijos aquí empezaban a estar hambrientos, así que sentados en un banco, les dimos un tentempié para poder continuar la visita más tranquilos.

Capilla Svetí Nikola Chudotvorets (San Nicolás el Milagroso)
Justo al lado del hotel Sheraton, al inicio de la calle Tsar Kaloyán, hay un sitio muy curioso, la  Capilla de San Nicolás el Milagroso. Como veis en la siguiente foto llama la atención la fachada con la cruz, pero está al lado de las tiendas y no parece a simple vista un templo de oración.


Es muy antingua, de origen bizantino, posiblemente del siglo cuarto, por ello está a un nivel inferior, está en su nivel primitivo y hay que descender unos cuantos escalones para llegar a ella. El día de nuestra visita estaba muy animada, había mucha gente encendiendo velas para celebrar la Pascua. Allí mismo, en un puestecito compramos velas y mis peques entusiasmados encendieron unas cuantas  (aunque también apagaron más de una....).

Museo Nacional de Arqueología (antigua mezquita de Buyuk)
Uno de los pocos ejemplos que quedan en Sofía de su dominio otomano. Es del siglo XV y llaman la atención al pasar tanto sus cúpulas como los restos arqueológicos que reposan en su fachada.
Para que os situeis, tras el hotel Sheraton se encuentra otra plaza donde está el Edificio de la Presidencia, el Museo Arqueológico y el lateral de  antigua Casa del partido Comunista.

Edificio de La Presidencia de la República de Bulgaria
El lugar no tiene nada de particular bajo mi punto de vista, es el mismo edificio del Hotel Sheraton, a la espalda de la entrada principal el mismo, en la calle Lege. Pero cada hora sucede algo interesante, el cambio de guardia de los uniformados soldados que guardan sus puertas. Nosotros esto lo vimos por la tarde, pero lo incluyo ahora para haceros más fácil identificar el recorrido.


Jardín Municipal
Tomamos la calle Saborma para entrar en el precioso Jardín Municipal. Es un bonito jardín rectangular con impresionantes edificios. Por un lado el colorido Teatro Nacional Iván Vazov, bajo mi punto de vista uno de los edificios más elegantes de la ciudad. Es de estilo neoclásico de principios del siglo XX, aunque fue casi íntegramente reconstruido debido al daño sufrido por los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.


En otro de los laterales de la plaza se encuentra el Palacio Real, hoy Galería Nacional de Bellas Artes, también cerrado el día de nuestra visita.


Había un divertido parque infantil allí, así que los que viajáis con peques podéis hacer un pequeño descanso en este lugar. Mis hijos corrieron un rato y agotaron un poco de energías, así el peque se nos quedó dormido en el carro y tras el parque pudimos ir a almorzar un poco más tranquilos. Como ya os indiqué en mi artículo, comimos en el restaurante Hadjidraganov's Cellars, un lugar que recomiendo.


Con el estómago lleno de comida búlgara deliciosa, volvimos de nuevo al Jardín Municipal. Tomamos una de las calles laterales al teatro nacional, buscando la iglesia Rusa, nos liamos un poco con el mapa, pero admiramos preciosos edificios en nuestro recorrido.


Iglesia Rusa (San Nicolás Taumaturgo)
Es un edificio muy curioso de 1913, se realizó para atender las necesidades litúrgicas de los diplomáticos rusos que vivían en Sofía, así que no es casual que se encuentre próxima a La casa de Moscú, el que fuera el Consulado Diplomático Ruso. Esta Iglesia, con la típica arquitectura eclesiástica rusa, al ser Pascua, también estaba llena de gente durante nuestra visita. Entramos y curioseamos los ritos y las cosas que hacían los devotos. Bajamos a un nivel inferior donde estaba la tumba de alguien que no sabíamos reconocer al estar la inscripción escrita en cirílico. Vimos que la gente escribía cosas en papel sentados en unas mesas y se acercaba con el papel a la tumba. Buscamos en internet y descubrimos que está enterrado en la cripta de la iglesia el arzobispo Serafim Sarovski, que se cree que cumple los deseos de todo peregrino que escriba en un papel su petición y la deje al lado de su sarcófago; así que misterio resuelto. Mis hijos jugaros un rato en los jardines de la iglesia por una especie de caminitos.


Catedral de San Alexander Nevski
Yo diría que es el edificio más emblemático de la ciudad. Su edificación duró varias décadas, sufriendo frenos y retrasos en la construcción, reflejo de la situación política e inestabilidad del país durante esos años. Templo consagrado en 1924 a San Alejandro Nevski, es decir, San Alejandro del río Nevá, un guerrero ruso que derrotó a las tropas suecas que invadieron Rusia en el s XIII. Se eligió a este santo porque fue patrono del emperador Alejandro II, el zar ruso que liberó a Bulgaria del yugo otomano. Cuando llegamos había una cola tremenda par entrar debido a las celebraciones de la Pascua, pero menos mal que la fila era para orar y que se podía entrar y contemplar el enorme templo sin necesidad de guardar cola.


Basílica de Santa Sofía
Junto a la catedral de San Alejandro se encuentra esta basílica con mayor importancia patrimonial que la catedral en sí, uno de los templos más importantes de los Balcanes. Da nombre a la ciudad, por ello podríamos considerarla la madrina de la misma. Ha sufrido diferentes remodelaciones, el mosaico del ábside de la primera iglesia es de gran belleza y se encuentra en el Museo Arqueológico. Una de sus curiosidades es que durante la época de dominio turco se transformó en mezquita, pero debido a un terremoto su minarete se desplomó y mató a los dos hijos pequeños del jefe del cabildo de la misma, esto se vio como señal de mal augurio y se abandonó el culto en aquella época. La iglesia el día de nuestra visita por desgracia estaba cerrada, solo pudimos contemplar el Monumento al Soldado Desconocido. Como veis en la foto, este está en el exterior, es de la época de la Primera Guerra Mundial en honor a los caídos y el gran león (que no se ve en la foto) simboliza el poder del Estado Búlgaro y de sus valientes guerreros. A mis hijos les encantó el león, se montaron en él y se hicieron muchas fotos.


Nosotros llegamos andando hasta la plaza de la catedral, se puede continuar el paseo hacia al oeste de la ciudad, pero decidimos que ya era suficiente caminata para los peques. Al día siguiente, como ya os hemos contado en otros post, alquilamos un coche para ir al Monasterio de Rila, así que a la vuelta, antes de devolver el coche en la oficina de alquiler, dimos un paseo por la ciudad por esta zona que se nos quedó en el tintero en día anterior. Desde nuestro vehículo vimos la Plaza de la Asamblea Nacional con la estatua ecuestre del zar ruso Alejandro II "El libertador", pasamos por el bonito edificio de la Universidad de Sofía y contemplamos el Puente de las Aguilas sobre el Arroyo Perlovska (construido en 1891 para conmemorar la recepción que realizaron en 1878 los habitantes de Sofía a sus patriotas exiliados en tierras turcas).


Ese día, volvimos dando un paseo por los jardines que hay tras el Palacio Real, hasta llegar de nuevo frente a al Edificio de la Presidencia, donde a las 7 de tarde observamos el cambio de guardia. Desde allí fuimos a dar un paseo por el Bulevar Vitosha de nuevo. Esta vez en sentido contrario, bajamos contemplando las bonitas vistas del monte Vitosha, aun en mayo con la cima cubierta de nieve, observando el ajetreo de la zona comercial de la ciudad.


Palacio Nacional de Cultura
Se encuentra al final del bulevar Vítosha. Rodeado de una amplia explanada ajardinada, se trata de un enorme edificio de 17 mil metros cuadrados y trece salas. Un complejo multifuncional cultural donde celebrar conciertos, congresos, exposiciones, etc Creado en 1981 para celebrar los 1300 años del primer reino búlgaro por la ministra de cultura Liudmila Zhivkova fallecida antes de los cuarenta años, poco después de la inauguración de este lugar. Este personaje, como ya os indiqué en mi post de curiosidades del periodo comunista, me ha llamado muchísimo la atención. Liudmilla era la hija del último jefe del Estado Comunista, Todor  Zhivkov, que gobernó el país durante 33 años hasta 1989 cuando la caída del telón de acero. A la muerte de su madre, en 1971, ella se apodera del papel de primera dama del país y empieza un meteórico ascenso hasta convertirse en ministra de cultura, intentando elevar el prestigio del país mediante varios acontecimientos culturales celebrados a lo grande. Se convierte en una mecenas del arte, impulsora del nacionalismo búlgaro, este ansia de ensalzamiento de su cultura queda patente en el gran proyecto al que hace frente para conmemorar los 1300 años de la creación del estado búlgaro, con enormes monumentos de hormigón diseminados por todo el país y muestra del brutalismo en el arte comunista. El Palacio Nacional de la Cultura es uno de estos monumentos. Hija de campesino que estudió en los mejores colegios y universidades, sofisticada y ligada a las ciencias ocultas, este personaje controvertido, esta princesa roja como la llamaban, murió en 1981 con una muerte rodeada de misterios. Su muerte dicen que pudo ocurrir porque iba camino de ser nombrada sucesora de su padre, que no gustaba  a la URSS y ello le costaría la vida; otros dicen que se suicidó ante la pena por la enorme corrupción en torno al 1300 aniversario... A su entierro acudieron más de 100 personas. Líder política, niña mimada de papá, la cara amable de la represión, impulsora de la cultura búlgara o fantasiosa que intentó dar rienda suelta a sus megalomanías... Pues no lo sé, lo que está claro que dejó la huella suficiente como para que a muchos años después de su muerte se siga hablando de ella.


Aquí termina nuestro paseo por la ciudad en Domingo de Pascua Ortodoxa. Al día siguiente, nuestro segundo día en Bulgaria, antes de ir al Monasterio de Rila, pasaríamos por el bonito barrio de Boyana en nuestro coche de alquiler, al pie del monte Vitosha, donde se encuentra la Iglesia de Boyana Patrimonio de la Humanidad, preciosa iglesia de la que ya os hablaré en mi siguiente post. La mañana de nuestro tercer día en Bulgaria, antes e tomar el vuelo de vuelta a casa, la dedicaríamos a conocer el  Museo de Arte Socialista, en este post que enlazo os hablo con más detalle de esta interesante visita. Muy cerca de este museo me indicaron muy acertadamente que había un lugar que a mis hijos les iba a gustar, Muzeiko, un museo interactivo de ciencias para niños, pero nos fue imposible realizar la visita, ya que ese día llovía a mares en Sofía, la logística con dos peques en esas circunstancias se complica muchísimo y no pudimos visita ambos lugares; pero si viajáis con niños echarle un ojo a la web del lugar porque tiene muy buena pinta.

Espero que os haya gustado el paseo de mi mano por la ciudad de Sofía, si estáis planeando un viaje a este lugar espero que os haya servido y sino, espero que os anime a soñar con conocer Bulgaria, un país del que venimos enamorados.

13 comentarios :

  1. muchas gracias por contarnos ese maravilloso dia en Sofia, soy JackTripper de LosViajeros y tomo nota de cada uno de los detalles que has escrito para llevarmelos bien presentes este mes de julio a mi viaje a la capital de Bulgaria¡

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leerme David !!! Espero que mi post te sirva de ayuda y disfrutes de Sofía este verano, si tienes alguna duda nos vemos por aquí o por allí

    ResponderEliminar
  3. Sí que os cundió el día en Sofía! La verdad es que me ha sorprendido la de cosas bonitas que tiene que ver. Lo del parque yendo con niños es fundamental! jejejeje

    ResponderEliminar
  4. Sí Mari Carmen, la verdad es que es una ciudad preciosa. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  5. Quería que supieras que te he copiado el viaje....
    Somos 9 personas también y hemos reservado el mismo apartamento que vosotros. He reservado un transfers porque llegamos muy tarde, y alquilado una furgoneta para ir al Monasterio de Rila y Boyana. Vamos que me he imprimido todos tus artículos...jejeje
    Te felicito por todo tu trabajo, porque nos lo facilitas y animas a ir detrás de tus pasos. Gracias un saludo .

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias de verdad por tu comentario. Mensajes como el tuyo me animan a seguir escribiendo este blog. Os deseo que lo paséis muy bien en Bulgaria y que todo os salga genial!!!

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias de verdad por tu comentario. Mensajes como el tuyo me animan a seguir escribiendo este blog. Os deseo que lo paséis muy bien en Bulgaria y que todo os salga genial!!!

    ResponderEliminar
  8. Felicitaciones Me llevo tus consejos para moverme en Sofía en las proximas semanas. Quería consultarte si Top Rent a Car son confiables para el alquiler de un coche. Muchas Gracias

    ResponderEliminar
  9. Hola! Siento no poderte ayudar en eso, nunca hemos alquilado con esa compañía y no tengo referencias. Qué disfruteis de Bulgaria!

    ResponderEliminar
  10. Felicidades ! Muchisimas gracias por presentar tan interesante y tan obectivo mi pais, ademas aunque soy bulgara descubri cosas nuevas ( nunca me habia fijado en la fachada con la cruz de la Capilla San Nicolas :-) ) Tan raro se puede encontrar informacion fiable , ademas sin estereotipos y prejuicios para la vida y la cultura de los paises del Este. Me gustaria que hubieras mencionado mas sobre tu punto de visa o como te sentiste viajando por el pais, sin ocultar por supuesto y las cosas que no te gustaron . Un saludo de la costa del Mar negro ( de donde soy ) y esperamos otras historias en el blog ! Зорница

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias a ti por tu comentario. Como habrás visto por este y el resto de post, Bulgaria nos encantó y fue el país que nos alimentó la curiosidad por conocer la Europa más lejana a nosotros en distancia. Siempre recordaremos el viaje con mucho cariño! El Mar Negro se nos quedó pendiente, pero está apuntado para la próxima ;-)

    ResponderEliminar
  12. Fabulosos tus viajes. Podrías indicarme cómo ir a Plovdiv en transporte público?
    Alguna empresa que haga visitas organizadas al Monasterio de Rila?
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
  13. Gracias Almudena.
    Nosotros no fuimos a Plovdiv, pero te enlazo una web amiga que han ido hace unas semanas a ambos sitios y a Rila con excursión.
    http://www.locosxlosviajes.com/2017/04/excursion-al-monasterio-rila-la-iglesia-boyana/
    Espero te sirva!

    ResponderEliminar